Posts etiquetados ‘relato’

Querido lector,

Permíteme que hoy abuse de tu paciencia y te cuente algo personal, desde la más absoluta inmodestia.

Un día, un primo mío que es un auténtico artista, me propuso colaborar con él en la elaboración de un guión para una película que quería dirigir, y le rondaba por la mente. Me esbozó su idea, basada en un caso real, e inmediatamente me sedujo. Le devolví algunas páginas, muchas ideas, y quiero creer, un pequeño impulso inicial para ese estupendo guión en el que está trabajando, que estoy seguro acabará convirtiéndose en una magnífica obra de arte.

Este pequeño relato que te ofrezco, nace inspirado en la historia y es consecuencia de aquellas semanas en la que exprimí mi escaso ingenio.

Ahora, meses después, una asociación cultural ha considerado interesante tenerlo en cuenta y me ha otorgado la categoría de finalista.

Desde aquí, doy las gracias de todo corazón, porque estos pequeños regalos que uno se encuentra, llenan de color el gris empedrado.

Y ya, sin dar más la lata, te invito a que descargues y leas “fundido en negro”.

Hoy os ofrezco un relato breve que escribí hace un par de días rememorando una antigua broma de juventud con cierta carga de paranoia.

Podéis descargarlo completo en el enlace de más abajo.

Espero que os guste.

Andrés.

La sensación

“Alex caminaba presuroso con las manos en los bolsillos, el otoño había llegado y el día comenzaba a declinar, cediendo el turno a la noche emergente. El viento frío removía los montones de hojas secas que inundaban las aceras, dotándolas de una efímera y caótica vida, zarandeándolas aleatoriamente. 

Alex miraba las puntas de sus zapatillas gastadas con la cabeza gacha, ignorando las ramas de los árboles que se inclinaban a su paso como si le rindieran pleitesía. Vista desde lejos, su figura grisácea y encogida parecía un elemento más de la ventosa tarde.

La calle estaba casi desierta y eran pocos los peatones que se exponían a las inclemencias del tiempo, de repente, como reforzando esta idea, comenzó a llover. Las gotas empezaron siendo pequeñas manchas oscuras en los huecos grises de acera que las hojas dejaban entrever y acabaron convirtiéndose en gruesos goterones que azotaban su rostro, empujados por el viento.

La figura se encogió un poco más y apretó el paso, ya de por sí vivo.

El pelo negro y largo del muchacho empezó a pegarse, húmedo, en la frente, la cara y el cuello, dándole un aspecto aún más descuidado. Alex guiñaba los ojos tratando de evitar el agua que ya era un torrente.

Comenzó a correr y entonces volvió a tener aquella sensación.

La sensación.”

Pincha en este enlace para descargar el relato completo y seguir leyendo

Ayer fue el día internacional del Alzheimer.

Hace algo más de siete meses falleció mi tío Pablo como consecuencia de esa devastadora enfermedad.

Pensando en él y en una escena que presencié cuando la enfermedad aún no estaba muy avanzada, escribí un relato. Por eso, como homenaje a una de las personas más humanas que he conocido jamás, con un sentido de la lealtad y la honradez por encima de cualquier medida, que me enseñó muchas cosas y me ayudó a ser mejor persona y a no conformarme con un primer fracaso, comparto con vosotros este relato.

 “No quiero olvidar tu nombre”