Posts etiquetados ‘italia’

El estado de felicidad al que el nacimiento de mi hija me ha instalado consigue que asista con una sonrisa a todo el desaguisado que me rodea. Me siento inmune a la crisis, a los Rubalcaba y Rajoy, a los independentistas, a los españolistas, a las Aguirres de espantada, a los Carrillo fallecidos… Podría enumerar cientos de sucesos de actualidad que me aburren, me hastían, y no me importan.

No obstante, a veces, suceden cosas llamativas, que hacen que aparte la mirada enamorada de mi pequeña y observe incrédulo el titular o la foto. En este caso he tenido que pestañear un par de veces porque no podía entender lo que estaba viendo. Una foto de grupo, de mala calidad, donde aparecen una veintena de adultos disfrazados de romanos. Leyendo un poco más allá del llamativo titular, comprendo que lo llamativo no es el titular, sino el contenido.

La financiación de los partidos políticos en Italia – país en el punto de mira de la quiebra técnica y el caos – es una maraña opaca que cuesta 36 millones de euros al año, y por lo que parece, se gasta con alegría en fiestas, grises asesores externos, en secretarios – la secretaría personal de la presidenta de la región del Lacio la componen 189 personas – , o en fotógrafos – 75.000 de euros al año gastó esta señora del partido de Berlusconi -.

El tema me alucina e indigna por igual, por diversos motivos; por la desfachatez con las que estos representantes del pueblo, estos gestores del dinero – no lo olvidemos – que les hemos entregado nosotros junto a la capacidad de su gestión, se presentan ante las cámaras y admiten con la cara más dura que el cemento armado, incluso indignados, el delito.

La justicia, además, ayuda a que merezca la pena robar a manos llenas y casi sin esconderse; ahora acaba de salir de la cárcel, tras cumplir la durísima condena de tres meses de prisión, un extesorero acusado de apropiarse de 25 millones de euros – se me queda una cara de gilipollas al leer esto, que no puedo ni describirla – que pasa a arresto domiciliario. Este arresto consiste en alojarse en un monasterio y ayudar en la cocina – que tengan cuidado los monjes con la cubertería, que este ladrón se la birla en un plisplás -. De risa sino fuera irritante.

Lo más triste es que esto no ha salido a la luz porque se haya investigado – todos los partidos italianos se opusieron a la reforma del control de sus cuentas – sino porque alguien despechado – tal vez no fue invitado a la última orgía con jovencitas organizada por Berlusconi – ha tirado de la túnica – dada la fiesta de la foto, creo que es el término más apropiado, aunque también vale “sacar mierda” -.

Quiero ser optimista y creer que hay políticos honrados, y que estas actitudes indescriptibles son la excepción, que cuando una persona funda o se afilia a un partido lo hace porque realmente quiere realizar un servicio público, porque considera vocacional hacerlo.

No sé si son mayoría, pero deberíamos tratar de extirparlos de la clase política como un mal tumor, porque las encuestan de desafección de la política de la gente arrojan datos devastadores, y queramos o no, los políticos son necesarios y nuestra participación en su elección es fundamental.

 Así, a lo mejor, la próxima vez que se monten una fiesta romana, lo harán con su dinero y no con el nuestro.

Enlace: Vida loca a costa del erario italiano

Anuncios

La vida pasa, la gente pasa, la fama pasa, pero la magia no, la magia perdura para siempre.

La magia es eterna.

Magia es abrazar a una persona querida y notar como fluye el afecto – de una forma casi física – en el abrazo.

Magia es observar como duerme un bebé recién nacido, que se agita levemente en su nuevo mundo.

Magia fue lo que sucedió la noche del Domingo 01 de julio, en Kiev.

La selección española de fútbol dio una lección magistral de juego, de equipo conjuntado, de estilo bello y maravilloso. España juega de una manera que roza la belleza sin paliativos, la estética del deporte combinada con el arte, con la creatividad.

Pura magia.

Esto veintitrés jóvenes millonarios y el hierático marqués que los dirige no van a pagarme la hipoteca. Ni se van a levantar conmigo a las seis y media de la mañana cada día, ni van a barrer las calles con el barrendero.

Sin embargo, hay cosas fútiles tan hermosas, que elevan la categoría de lo banal hasta convertirlo en trascendental.

La vida pasa, la gente pasa, la fama pasa, pero la magia no, la magia perdura por siempre.

Debemos recordad bien lo de España, porque tendremos que contárselo a nuestros hijos y nietos, ya que no nos creerán.

El partido contra Italia ha sido el más bello que he visto en mi vida y aunque la desazón de los tiempos de crisis no desaparece, espectáculos como el del domingo la amortiguan un poco, y la esperanza, que es lo ultimo que se pierde, de que todo  ira un poquito mejor, renace, aunque sea débilmente, al ver a estos magos bajitos tocar el balón como si fuera una amante adorable.

A parte de la magia y de los sentimientos de épica evocadora que la final tuvo para mí, hay una componente psicológica, más científica, que me apetece comentar.

El tercer escalón de la pirámide de jerarquía de las necesidades humanas , trazada por Maslow, es el de la Afiliación, es decir, reforzar valores como la amistad, el afecto o la intimidad sexual. Es en este escalón donde se ubica la necesidad de pertenencia al grupo, el refuerzo de la identidad.

La selección ha conseguido que gran parte de los españoles hayamos cubierto ese escalón de necesidad, porque nos ha hecho partícipes de la conciencia del grupo, de pertenencia al equipo de la camiseta roja. Ese refuerzo del grupo se observa caminando por las calles de cualquier ciudad de España, donde ondean miles de banderas al viento.

Todos sabemos la apropiación tirana y vergonzosa que se hizo durante la dictadura fascista de nuestro símbolo. Ahora, un deporte, un entretenimiento aparentemente fútil y tonto, convierte de nuevo el símbolo del país, en universal.

El deporte es la máxima expresión de la colectividad representada por un grupo reducido de competidores, y funciona como caja de resonancia de los sentimientos que laten en una sociedad – buenos y malos – .

En el caso de la roja estos sentimientos, desde hace cuatro años, son positivos, y la ejemplaridad que estos jóvenes normales, educados y respetuosos con el rival – las imágenes de Casillas rogando al árbitro que pitara el final para detener la agonía italiana han causado admiración en el país transalpino – es digna de aprovecharse.

Aprovechemos que la magia aún nos impregna y nos embelesa la mirada, enamorados de un estilo de juego, para utilizarla en revertir la realidad. La realidad que duele, que escuece como arena en los ojos todos esos madrugones, que carga los riñones en la vendimia, o que inunda nuestros pulmones de polvo en la mina.

Porque la magia, y eso no debemos olvidarlo, perdura para siempre.

Un milagro vestido de corto

Publicado: 12 febrero, 2012 en actualidad, opinión
Etiquetas:, , , , , ,

Los médicos no se ponen de acuerdo en si en el estado de coma el paciente puede escuchar o percibir lo que sucede a su alrededor. Mi abuelo me contaba que en una ocasión en la que se debatió entre la vida y la muerte, soñó que bailaba con su abuela, ya fallecida.

Algunos doctores insisten en que a las personas en ese estado de suspensión vital hay que hablarles, animarles y hacerles saber que estamos ahí, apoyando y enviando vibraciones positivas para su curación. El estado de ánimo es indudablemente un pilar fundamental en la evolución de los pacientes. No digo que los optimistas se curen siempre ni que los pesimistas no lo hagan, pero sí influye positivamente la actitud frente a la enfermedad. Hay numerosos estudios que lo demuestran y apoyan las tesis de que la mente es un poderosísimo instrumento para controlar los procesos fisiológicos.

“Algunos doctores insisten en que a las personas en estado de suspensión vital hay que hablarles, animarles y hacerles saber que estamos ahí”

Toda esta parrafada pseudocientífica viene a colación de una bonita historia que me han contado hoy. El desesperado padre de una niña italiana que llevaba en coma dos semanas acudió al último recurso que se le ocurrió para buscar el milagro. Al parecer Giada de 12 años es fan del futbolista Alessandro del Piero y el padre, aferrándose a Dios sabe qué absurda esperanza, contactó con él, rogándole su intervención. El astro italiano, sin dudarlo, grabó un video con un mensaje de ánimo para su pequeña fan y se lo envió a la familia.

Y aquí viene lo increíble.

Justo después de que a la convaleciente Guiada le pusieran el video, despertó.

¿Casualidad? Probablemente. Sin embargo

¿Por qué no creer que la fe de la familia en que la voz de su ídolo podía de alguna manera hacer reaccionar a la chica “provocó” el feliz desenlace? ¿Y si Guiada en su inconsciencia percibió las vibraciones positivas, el deseo de recuperación por parte de sus padres, e incluso el de Del Piero? No creo que sea absurdo que un conjunto intenso de buenos deseos generen, de alguna manera que la ciencia aún desconoce, algún tipo de energía capaz de activar algo en el cerebro.

La cuestión objetiva es que la niña ha despertado de un coma que parecía irreversible y sus padres, que ya hablan de milagro, sólo saben que han recuperado a si hija.

“No creo que sea absurdo que un conjunto intenso de buenos deseos generen, de alguna manera que la ciencia aún desconoce, algún tipo de energía capaz de activar algo en el cerebro.”

Tal vez por procesos fisiológicos, mentales y físicos que no conocemos o, como ellos afirman, los milagros existen.

Sea como sea, este tipo de historias son las que hacen soportables el resto de malas noticias que nos sacuden día sí y día también. Hacerse eco de ellas, para que se nos instale, al menos por un instante, una sonrisa en el rostro, no es una opción, sino una obligación.

La voz de Del Piero despierta del coma a una niña de 12 años

La villanía es la cualidad – si es que se le puede llamar así – más traicionera, la que asoma en el momento más inoportuno. Cuando alguien construye una imagen, una fachada más o menos próxima a la realidad, tarda años en cultivarla, pulirla, broncearla y hacerla parecer creíble. La imagen se pule en el trabajo, con los amigos… Sin embargo esta labor de hormiguita, si no se corresponde con la realidad de quien somos, es muy frágil y se puede desmoronar en un instante en el que la villanía nos da una puñalada por la espalda y sale a flote, anteponiéndose a nuestra cuidada – y falsa – imagen de héroe.

Eso es lo que le ha pasado al Capitán del barco hundido a 200 metros de la costa italiana por una imprudencia suya. No contento con cometer un error garrafal – acercar peligrosamente un barco de 112.000 toneladas a los arrecifes de una isla – por puro exhibicionismo y soberbia, comete la villanía de escapar en un bote salvavidas olvidando todas sus obligaciones – entre ellas coordinar la puesta a salvo de los pasajeros y la tripulación – .

A este villano en España ya se le ha colocado a la altura de un espantajo cómico, en twitter por ejemplo, ayer se convirtió en Trending Topic (Tema del momento) la etiqueta #MeCaí EnUna Lancha que es la excusa que ha utilizado el capitán para justificar su espantada.

“La villanía es la cualidad – si es que se le puede llamar así – más traicionera, la que asoma en el momento más inoportuno.”

Como no hay ying sin yang, el polo opuesto del Capitán Villano ha sido el pasajero Guiseppe Girolamo que, sin dudarlo un segundo, cedió su sitio en un bote salvavidas a un niño que buscaba a sus padres. Ahora Girolamo está desaparecido y se ha convertido en un héroe nacional en Italia.

También hubo miembros de la tripulación que poniendo en riesgo sus vidas se esforzaron por ayudar a los pasajeros, evitando muchas más muertes.

Los héroes y los villanos no se hacen, nacen, y a lo mejor no hay que enfrentarse a un naufragio para que vean la luz, basta con encontrarse en una situación donde hay que tomar partido por el bien de otro o por el de uno mismo. El instinto de supervivencia nos empujará en algunos casos a poner tierra de por medio y a saltar a la lancha salvadora, pero en ocasiones despertará en nosotros el vaquero que se enfrenta a la muerte con la sonrisa torcida, sabiendo que no habrá recompensa ni palabras de agradecimiento. Miraremos a los ojos al niño, resoplaremos, nos quitaremos el chaleco salvavidas, le ayudaremos a subir a la lancha y veremos sonrientes como se aleja hacia la salvación.

“Los héroes y los villanos no se hacen, nacen, y a lo mejor no hay que enfrentarse a un naufragio para que vean la luz”

Luego, tal vez, si hay suerte, mucha suerte, tengamos nuestro premio en forma de cerveza al sol compartida con los amigos, para reírse de la historia.

En el caso de Girolamo no ha sido así, pero… ¿se podría pedir un final mejor?

Enlaces

El capitán del ‘Costa Concordia’ admite que el naufragio fue un error suyo

La historia de Giuseppe Girolamo

Elsa Fornero tiene 63 años, es catedrática de economía, fundadora de un prestigioso centro internacional de investigaciones económicas y ha sido nombrada ministra por Mario Monti, el primer ministro italiano, sucesor de Berlusconi y encargado de recomponer los trozos de porcelana rotos de una hundida Italia.

Elsa Fornero tiene alma.

En una multitudinaria rueda de prensa, en la que ha anunciado una política dura, exigente y austera, en la que se recortan las pensiones, las prestaciones sociales y se le pide a la población más sacrificios, la ministra, la mujer más preparada de Italia, ha roto a llorar.

Tras una reunión maratoniana, esta señora – bastante alejada de su predecesora en el cargo, una guapa higienista dental colocada por Berlusconi – ha demostrado en cinco minutos más amor por su país que el dueño del Milán en todos los años en los que ha estado paseando su rostro artificial y maquillado, por Europa.

Italia vendió su alma ante los fuegos de artificio y el populismo de un megalómano, obseso sexual  e incompetente – demostrado por los hechos y las terribles cifras que llevan al actual gobierno a tomar estas durísimas medidas -.

En tiempos de bonanza un payaso – de los que cuentan el chiste inoportuno y abochornante en las cumbres europeas – al frente de un país es solo una atracción curiosa de feria, porque los errores se disimulan con buenas cifras y maquillaje.

En tiempos de crisis es tan peligroso como un mono con dos pistolas.

Los malos tiempos ponen a cada uno en su sitio porque un paso en falso nos hace meter el pie en la trampa y perderemos la pierna y es cuando las caras bonitas y las orgias en el palacete del ex primer ministro sobran.

Necesitamos mentes lúcidas que combinen conocimientos, cabeza fría y alma en dosis iguales. Conocimientos para saber qué y cómo hacerlo.

Cabeza fría para tener mano firme al aplicar la receta.

Y alma para transmitir cercanía, para que cuando me miren a los ojos y me digan que me tengo que apretar el cinturón, al que ya no le quedan agujeros, me lo crea y me sienta parte de la solución con mi esfuerzo.

Ojalá cunda el ejemplo y en Europa se extienda como la pólvora la noticia: los ministros también tienen alma.

Enlaces:

Las lágrimas de la credibilidad

Entrada Blog : Obsesiones sexuales

Los obispos italianos critican la actitud licenciosa de Berlusconi con  las mujeres, sin embargo, su compañero de profesión, el Obispo Babini, dice que no está demostrado que se produjeran sus orgías y que en caso de que hubieran sucedido, es mucho peor la homosexualidad.

Hasta aquí la noticia.

He recibido cariñosas críticas por parte de una buena amiga por haber comentado una foto que Juan Pablo II se hizo con Pinochet, por lo que quizá no sea lo más inteligente por mi parte criticar a la Iglesia. Evidentemente no me considero lo suficientemente autorizado como para atreverme a criticar una institución tan vasta, que abarca desde el humilde cura que recorre las carreteras de los pueblos de El Salvador para celebrar misa, a un cardenal madrileño que viaja en Mercedes. No sería justo meter en el mismo saco a dos miembros tan distintos del grupo. Me limitaré a opinar sobre Babini y sus declaraciones homófobas.

No acabo de entender porqué algunos – insisto algunos – personajes ataviados de sotana están tan obsesionados con el sexo, más concretamente con las prácticas sexuales que ellos consideran “anormales”.

Entiendo que considerar a una mujer un mero objeto sexual con el que tener un orgasmo para a continuación gritar “que pase la siguiente” – eso es, al menos, lo que declara ufano este consumidor de viagra llamado Berlusconi – no es considerado por el tal Babini algo denigrante, humillante o criticable “es mucho peor ser homosexual” nos dice. ¿Está diciendo que es mucho peor amar a otra persona del mismo sexo? ¿Este señor no es de los que predica el reparto indiscriminado de amor? ¿El problema es cuando ya incluimos el sexo como parte de ese amor?

Podría decir que si expulsaran a todos los homosexuales de la iglesia católica, monseñor Babini se quedaría solo, pero no lo diré, porque eso sería especular sin tener datos fehacientes. No sería justo dar por cierto que necesariamente un grupo de hombres conviviendo juntos, reprimiendo el natural deseo sexual, se vean abocados a tener relaciones entre ellos. Dios me libre. En realidad, ni siquiera sería de mi incumbencia si eso sucediera así.

Lo que no me parece de recibo es la defensa feroz por parte de un miembro – insisto, uno – de la Iglesia, de un individuo misógino, machista, que se escuda en una supuesta masculinidad para otorgar a las mujeres la única utilidad que ser usadas para el sexo.

Tampoco entraría a valorar esa actitud íntima y personal de Berlusconi si no hubiera sido él mismo el que cantara a los cuatro vientos sus supuestas hazañas sexuales, sin ningún tipo de pudor y con elevadas dosis de mal gusto, con esas chicas – algunas de ellas menores de edad – .

Para acabar, exponer sólo un dato: hace poco se ha revisado la ley que en España permite mantener relaciones consentidas con una menor a partir de los trece años… a mí me parece una edad demasiado vulnerable y manipulable como para considerar que una chica tiene capacidad para decidir si quiere mantener relaciones sexuales, pero es una opinión personal, y sería objeto de un debate distinto.

Por cierto, está circulando por la red un rumor absolutamente falso que dice que en el Vaticano la ley permite que la edad de consentimiento sexual sea doce años. Es totalmente falso, el Vaticano se rige por las leyes italianas para temas no canónigos y, a día de hoy, esa edad es de 14 años.

Imagino que nunca será necesaria aplicarla.

Recomendado:

 Los obispos italianos critican ‘la cultura venenosa’ de sus políticos

Edad de consentimiento sexual