Posts etiquetados ‘edad’

Los obispos italianos critican la actitud licenciosa de Berlusconi con  las mujeres, sin embargo, su compañero de profesión, el Obispo Babini, dice que no está demostrado que se produjeran sus orgías y que en caso de que hubieran sucedido, es mucho peor la homosexualidad.

Hasta aquí la noticia.

He recibido cariñosas críticas por parte de una buena amiga por haber comentado una foto que Juan Pablo II se hizo con Pinochet, por lo que quizá no sea lo más inteligente por mi parte criticar a la Iglesia. Evidentemente no me considero lo suficientemente autorizado como para atreverme a criticar una institución tan vasta, que abarca desde el humilde cura que recorre las carreteras de los pueblos de El Salvador para celebrar misa, a un cardenal madrileño que viaja en Mercedes. No sería justo meter en el mismo saco a dos miembros tan distintos del grupo. Me limitaré a opinar sobre Babini y sus declaraciones homófobas.

No acabo de entender porqué algunos – insisto algunos – personajes ataviados de sotana están tan obsesionados con el sexo, más concretamente con las prácticas sexuales que ellos consideran “anormales”.

Entiendo que considerar a una mujer un mero objeto sexual con el que tener un orgasmo para a continuación gritar “que pase la siguiente” – eso es, al menos, lo que declara ufano este consumidor de viagra llamado Berlusconi – no es considerado por el tal Babini algo denigrante, humillante o criticable “es mucho peor ser homosexual” nos dice. ¿Está diciendo que es mucho peor amar a otra persona del mismo sexo? ¿Este señor no es de los que predica el reparto indiscriminado de amor? ¿El problema es cuando ya incluimos el sexo como parte de ese amor?

Podría decir que si expulsaran a todos los homosexuales de la iglesia católica, monseñor Babini se quedaría solo, pero no lo diré, porque eso sería especular sin tener datos fehacientes. No sería justo dar por cierto que necesariamente un grupo de hombres conviviendo juntos, reprimiendo el natural deseo sexual, se vean abocados a tener relaciones entre ellos. Dios me libre. En realidad, ni siquiera sería de mi incumbencia si eso sucediera así.

Lo que no me parece de recibo es la defensa feroz por parte de un miembro – insisto, uno – de la Iglesia, de un individuo misógino, machista, que se escuda en una supuesta masculinidad para otorgar a las mujeres la única utilidad que ser usadas para el sexo.

Tampoco entraría a valorar esa actitud íntima y personal de Berlusconi si no hubiera sido él mismo el que cantara a los cuatro vientos sus supuestas hazañas sexuales, sin ningún tipo de pudor y con elevadas dosis de mal gusto, con esas chicas – algunas de ellas menores de edad – .

Para acabar, exponer sólo un dato: hace poco se ha revisado la ley que en España permite mantener relaciones consentidas con una menor a partir de los trece años… a mí me parece una edad demasiado vulnerable y manipulable como para considerar que una chica tiene capacidad para decidir si quiere mantener relaciones sexuales, pero es una opinión personal, y sería objeto de un debate distinto.

Por cierto, está circulando por la red un rumor absolutamente falso que dice que en el Vaticano la ley permite que la edad de consentimiento sexual sea doce años. Es totalmente falso, el Vaticano se rige por las leyes italianas para temas no canónigos y, a día de hoy, esa edad es de 14 años.

Imagino que nunca será necesaria aplicarla.

Recomendado:

 Los obispos italianos critican ‘la cultura venenosa’ de sus políticos

Edad de consentimiento sexual

Llevo algo menos de un mes escribiendo entradas casi a diario en este trozo de papel blanco y creo que ha llegado el momento de hacer un pequeño balance. Tal y como me apuntó con mucho acierto un amigo, escribir en un blog supone la interesante obligación de realizar un ejercicio diario de reflexión y observación cotidiano que habitualmente no hacemos. Es una excusa para no dejar pasar los acontecimientos y la vida sin que nos sentemos a escrutarlos con un poco más de curiosidad de la que aplicamos habitualmente.

Algunas veces las cosas pasan sin más y el exceso de información al que nos somete este siglo veintiuno, nos ha acostumbrado a recibirla y desecharla casi sin efecto. Ingentes sucesiones de titulares e imágenes desfilan a diario ante nuestras retinas maltratadas y si nos parásemos a analizar todas y cada una de ellas, sin duda moriríamos en el intento. En cualquier caso, la excusa de narrar algo medianamente interesante, de plasmar mi opinión o simplemente de contar los sentimientos que me provoca alguna noticia o algún comentario, me está resultando sumamente enriquecedor en lo que respecta a mi relación con el mundo.

Por ese motivo, con afán de mejorar, agradaría que los lectores de esta entrada hicieran comentarios al respecto: qué les parece el blog, qué cambiarían, qué mejorarían, qué suprimirían, por qué no les gusta, por qué sí. Si han leído algún relato les agradecería que comentasen – con descarnada sinceridad, se lo ruego – qué les ha parecido. Estoy abierto a las críticas y tal y como decían Barlow y Møller en su libro “Una queja es un regalo” pues eso, idem.

Por favor, sugieran temas, secciones, mejoras, lo qué buenamente se les pase por la imaginación, que al fin y al cabo se trata de compartir experiencias o unas letras.

Y como no me canso de decir, ante todo, un millón de gracias por leerme.

Balance

Publicado: 9 agosto, 2011 en Blog, Personal
Etiquetas:, , , , , , ,

Sentarse, mirar atrás y hacer balance.

Puedo imaginar la escena de manera idílica: en una roca, frente a montañas eternas, teñidas de verde y azul, acariciado por la brisa o de manera más cotidiana: frente a un café humeante y efímero… El desenlace es el mismo, una reflexión acerca de la sucesión de instantes que han conformado lo vivido.

¿Ha merecido la pena? ¿Ha sido una existencia valiosa?

A veces sí, a veces no.

El inevitable devenir, que hará que el tiempo y el olvido borren mi presencia como huellas en la arena de la orilla, me obsesiona últimamente cuando me asomo al resto de mi vida. Madurez, vejez, muerte. ¿Sólo eso? ¿Te parece poco? Estas tres verdades, sólidas como una losa gigantesca que cayera como un aldabonazo colosal, podrían estar sazonadas de intensos y buenos momentos por saborear. Me esforzaré para que así sea…

¿El balance hasta ahora?

Gracias a los dioses, como diría el anciano Caleb, rotundamente positivo.