Posts etiquetados ‘constitucion’

¡Viva la Pepa!

Publicado: 19 marzo, 2012 en Divulgación, opinión
Etiquetas:, , , , ,

Me confieso un auténtico ignorante en materia de Historia política de España y lo poco que conozco de la Constitución promulgada en las Cortes de Cádiz en 1812 lo aprendí en el colegio y lo olvidé rápidamente. Lo más relevante para mí era que el gracejo gaditano, y andaluz por extensión, apodara a la Carta Magna con el nombre del patrón del día en el que fue aprobada: el diecinueve de Marzo, San José.

Los años, las lecturas y sobre todo escuchar a los que saben, me han enseñado que la Constitución redactada hace hoy doscientos años fue una de las más avanzadas – si no la que más – de su tiempo. Igualaba a plebeyos y nobles ante la ley y promulgaba la independencia del poder legislativo de la Iglesia y hasta del mismísimo rey.

Sus tres primeros artículos definen a la Nación española como el conjunto de “los españoles de ambos hemisferios” que éstos son “libres e independientes”, que la Nación no puede ser “patrimonio de una ninguna familia o persona”  y que “la soberanía  reside esencialmente en la Nación”, es decir, en los españoles.

Sólo hicieron falta dos años para que el “deseado” Borbón arremetiera contra estos principios, increíblemente adelantados a su tiempo.

Pero el espíritu constitucionalista perduró y fue inspirador de la actual Constitución de 1978 y cimentó los valores libertadores que alientan nuestra democracia.

Tal vez las gentes de Cádiz o de España, que bastante ocupadas estaban en repeler los envites de Napoleón, no fueron realmente conscientes de lo que consiguieron, que no fue otra cosa que concentrar en una Constitución la esencia de la Libertad, por encima de intereses partidistas. De manera sorprendente llegaron a un gran consenso, liberales, conservadores, clérigos y monárquicos.

“la Constitución redactada hace hoy doscientos años fue una de las más avanzadas – si no la que más – de su tiempo”

Al parecer, los diputados americanos – es decir “los españoles del otro hemisferio”- tuvieron un papel clave en la consecución del acuerdo que a la postre horneó la Pepa un diecinueve de Marzo. Y los emocionados políticos leyeron sus artículos bajo el eco de las bombas de los invasores franceses y los “vivas” y las coplas de los gaditanos.

Parecen escenas sacadas de películas de aventuras o de cuentos de vieja para no dormir. Pero en realidad son retazos recientes de nuestra historia, historia de la buena, de la que escribe el pueblo – el populacho inculto, pero más sabio que un catedrático de Deusto – con sangre, sudor y esfuerzo, con agallas y con arrojo, con decencia y con visión de futuro. En la que sus protagonistas miran más allá de su presente, con generosidad y son capaces de jugarse el pescuezo – algunos lo perdieron – apelando a la libertad universal delante de un rey canalla que nunca mereció reinar. El padre de la tatarabuela del que reina ahora, por si tienen dudas.

Por eso, hoy, cinco reyes, varias guerras civiles, dos repúblicas, un dictador,  y doscientos años después, grito con orgullo “¡Viva la Pepa!”.

Enlace: Constitución española de 1812

ETA ha anunciado el “cese definitivo de su actividad armada“.

Entre los muchísimos rostros de víctimas de esta sinrazón, que han desfilado por mi recuerdo desde que he oído la noticia, destaca el rostro desencajado por la rabia y el dolor de la hija de Isaías Carrasco, asesinado en 2.008, y oigo su voz firme diciéndoles a los asesinos que no iban a ganar y pidiendo “verdad, justicia y memoria”.

El destino me llevó a los cinco años de edad al País Vasco.

El País Vasco de mi infancia olía a madera, hierba, nieve, pero sobre todo, a miedo.

El de hoy huele a esperanza.

Hay tantas cosas que decir, tantas cosas que sentir y tantos rostros que recordar, que sólo se puede desear una cosa: que esto sea realmente el Fin.

Os invito a leer una entrada que escribí en Agosto, se llama “dicotomía“.

Ojalá no tengamos  que volver a releerla jamás.

Enlaces:

Descarga una portada histórica: “El fin del terror”

El título obedece a una frase muy utilizada en mi familia para hacer notar el riesgo que suponen determinados individuos debido a sus alocadas acciones y/o decisiones. No conviene acercarse a un mono con dos pistolas  porque probablemente te pegará un tiro, no obstante, si el mono tuviera el arma descargada no habría peligro y su inconsciencia – condición natural inherente a su condición de mono – no dejaría heridos o muertos, si no que provocaría sonrisas o burlas ante los “click” “click” fallidos de su gatillo. Lo jodido es cuando el mono tiene pistolas con balas infinitas.

El gobierno ha llegado a un acuerdo con la oposición – quizá hablar con propiedad sería decir “Zapatero ha llegado a un acuerdo con Rajoy” – para acotar el techo de déficit público mediante la reforma de la Constitución. Me confieso verdadero ignorante del Constitucionalismo pero a mi modesto entender – obviamente equivocado – reformar la Carta Magna es un proceso complicado, laborioso y requiere cierto tiempo de consulta o reflexión.

La reforma se ha hecho en tres días.

Esto demuestra dos cosas: la primera que si hay voluntad la Constitución se puede reformar cuando nos dé la gana y la segunda que había cierta urgencia por hacerlo – urgencia generada por intereses o deseos que desconozco – .

Hay defensores y detractores de la medida. Por un lado están los neoliberales extremos – los mismos, no lo olvidemos, que siguen defendiendo ante la locura de la crisis que “los mercados se autorregulan solos” – la defienden y le dan la bienvenida aduciendo que esto facilitará la salida de la crisis, generará confianza en los mercados – los que se comportan como maníaco depresivos sin control -. Por otro, los menos liberales la critican y argumentan que ya en 1936 Keynes se cargó el paradigma del déficit cero, una vez hubo estudiado la Gran Depresión Estadounidense, manifestando que en ciertas situaciones, en vez de ahorrar, el Estado debe incrementar los gastos para impulsar el empleo y los ingresos de las administraciones. Se trataría de políticas expansivas, gastar para crecer en tiempos de crisis, que deberían ir acompañadas de políticas restrictivas en tiempos de bonanza, ahorrar para cuando venga la crisis.

Personalmente me inclino por los segundos.

Endeudarse en extremo nunca es bueno pero en ocasiones, necesitamos un efecto dinamizador, un impulso del consumo y el ejemplo del gasto de la administración será seguido por todos – empresas y familias incluidas – para reactivar la economía.

Lo que necesitamos son estrategas a largo plazo que consoliden la reactivación del consumo, en definitiva de la economía, no monos con dos pistolas que, para más inri, después de acabar con todos nosotros, se dispararán en el pie.

NOTA:
Querido lector
he cambiado la ubicación del Blog, por favor, accede directamente a

www.acortescaballero.com.

Gracias y disculpa las molestias.

Un saludo,

Andrés Cortés