Posts etiquetados ‘barcelona’

Pan y circo

Publicado: 27 abril, 2012 en actualidad, opinión
Etiquetas:, , , , ,

Tal vez lo haya comentado por aquí, pero no me importa repetirme: la manifestación más multitudinaria – excluyendo la de protesta por el secuestro y posterior asesinato de Miguel Angel Blanco – celebrada en Sevilla, se produjo en el Verano de 1995, cuando el Sevilla fue descendido a Segunda División B por no cumplir con ciertos trámites administrativos.

Confieso que soy futbolero, que animo a mi equipo y que veo en la tele con pasión los partidos de la selección. No obstante, creo que cada vez más, el sistema “pan y circo” se impone.

Si hoy entramos en la Web de cualquier periódico, leeremos en gigantescos caracteres que el paro sube desorbitadamente y que la calificación de la deuda española está sólo dos escalones por encima del bono basura.

Veo la gráfica que muestra la evolución del paro y sólo puedo pensar que parece el perfil de una etapa de montaña de la Vuelta a España.

Busco la noticia más leída de las Webs de información general y en el número uno está la noticia que de verdad, pero de verdad de la buena, interesa: Guardiola deja el Barcelona el año que viene.

Los millones de aficionados culés tienen el corazón encogido, no por la prima de riesgo, ni por el paro, ni por el futuro, ni por la revolución política que tendremos que organizar para que la suicida Merkel no nos lance a la trituradora y nuestro paso por Europa sólo sean fragmentos chamuscados de Historia olvidada.

No. Nada de eso importa.

Solo importa el Circo, el espectáculo, el único, el inconfundible, el de los goles, el de los domingos por las tardes – últimamente el de todos los días a todas las horas -.

Importa el semblante cabizbajo de un hombre de 41 años que ha llevado a su equipo – el Barcelona – hacia cotas impensables cuando se sentó en el banquillo – 13 títulos en 4 temporadas, que se dice pronto -.

Y yo, como soy bastante proclive a dejarme arrastrar por las tendencias, me dejo llevar por este espíritu circense y me voy a la Feria de Sevilla a beber rebujito – ese invento del maligno que quita el calor y produce dolor de cabeza al día siguiente – olvidándome de todo.

Por cierto ¿Dónde está el pan? Yo aquí sólo veo circo.

Enlace: Guardiola deja el barsa

Los consumidores de televisión estamos históricamente mal acostumbrados a creernos gran parte de lo que vemos, al igual que es difícil cuestionar lo que leemos en un libro impreso. Parece que el papel, o la imagen del informativo, revisten de credibilidad a lo que recibimos como una noticia cierta. En ocasiones – cada vez  más frecuentes – las noticias se tergiversan, se arriman las sardinas a las ascuas interesadas o simplemente se manipulan las historias hasta deformar la realidad con el prisma conveniente.

Recuerdo – ahí va una pequeña historia de “abuelo cebolleta” – una vez, hace milenios, que pasé una noche entera haciendo cola para conseguir una entrada para un partido de fútbol – era joven y osado, no me juzguen, por favor – y en determinado momento, la cantidad de gente era muy grande, convirtiéndose la cola en un ente desorganizado y bullicioso. Pocas horas antes de que abrieran las taquillas, sin que sucediera nada – al menos yo no lo percibí – fuera de lo normal, la policía comenzó a cargar contra nosotros, convirtiendo con brutal efectividad, una turba descontrolada en una cola perfectamente alineada y compacta. Las ostias fueron tremendamente efectivas, desde luego, dolorosas pero efectivas. Al llegar a casa, molido, derrengado y sin entradas – más tarde por un azar del destino, las conseguí – vi la noticia en la televisión. La locutora, impertérrita, leyó: “La policía ha canalizado las colas”.

“las noticias se tergiversan, se arriman las sardinas a las ascuas interesadas o simplemente se manipulan las historias hasta deformar la realidad con el prisma conveniente”

Pues eso. Que demasiadas veces, acabamos dando por ciertas, informaciones falaces, mediatizadas, politizadas o interesadas. A veces interesa cargar contra la policía, otras veces no, a veces hay que conseguir que la opinión pública se manifieste a favor de una futura ley, otras veces en contra…

Ahora el Consejero de Interior de la Generalitat plantea la posibilidad de “restringir el derecho de reunión” para “luchar contra el vandalismo”.

Y a mí, que soy muy torpe y no me entero de la misa la media, me da por pensar que a lo mejor todo esto forma parte de un plan para restringir derechos de los ciudadanos, y a lo mejor las imágenes de cuatro cafres reventando contenedores en Barcelona, con la cara tapada, se engrandecían interesadamente. A lo mejor bastaba una llamada al director de una cadena de televisión, o al editor de las noticias, que tampoco hay que irse tan arriba, y decirle que priorice las imágenes de los salvajes – que han sido una minoría muy minoritaria en una inmensa mayoría  pacífica – .

Ahora toca cuestionar la libertad de reunirse con quien te salga de las narices.

¿qué viene después? ¿la libertad de expresión? ¿cerrarán blogs donde se dice lo que a uno se le antoje? ¿cerrarán cuentas de twitter?

No defiendo la violencia en ningún caso, y hay que castigar a quién la ejerce, pero lo que no es de recibo es que se aproveche esa misma violencia que se critica y se utilice de excusa para recortar  libertades.

Y, por ahora, por un laaaaaaaaaaaaaargo periodo de tiempo, me temo que lo único que nos queda es el derecho al pataleo.

Que no nos lo quiten, por favor.

Enlace: Puig propone restringir el derecho de reunión en la lucha contra el vandalismo

Abro la portada de un periódico digital y lo primero que llama mi atención es la foto de una chica semidesnuda, un segundo después leo un titular cinematográfico. Más abajo, en la misma web veo el sugerente rostro de una famosa actriz hollywoodiense también con escasa ropa. La noticia: una investigación federal sobre un supuesto robo de fotos íntimas y personales. Por último, me fijo en la noticia sobre una tienda de Barcelona que vende chapas con motivos racistas, sexistas y clasistas, con el pretexto de que son recuerdos para los turistas.

¿Todo vale para atraer clientes? En el caso del periódico serio de tirada millonaria mediante imágenes con implícito contenido sexual y en el de la humilde tienda – organizando un escándalo monumental a costa de vender una imagen turbia de una gran ciudad – parece ser que tienen muy clara la respuesta.

¿Lo importante es por tanto el fin último? Es decir, aumentar las ventas/lectores/visitas.

Yo mismo, si hubiera puesto la imagen de una de estas bellezas anglosajonas en lugar de las chapitas, probablemente hubiera duplicado el número de visitas… pero ¿es honesto jugar a esto?

La cultura y la comunicación en el siglo XXI se basan en conceptos esencialmente visuales, pero ¿dónde dejamos la ética? El panorama actual de las estrategias comerciales parece indicar que vender a toda costa está por encima de cualquier otra consideración. Incluso el que un gran periódico frivolice el contenido de una noticia seria, presentándola con una portada llamativa o que se ensucie la imagen de una ciudad creando una noticia – un escándalo – que genere publicidad gratuita para una tienda a modo de reclamo – vender las chapas es lo de menos – para el resto de sus productos.

En Estados Unidos están unos cuantos de años luz por delante de nosotros en relación a la publicidad comparativa – de hecho en España tiene ciertos límites – entre marcas. Recomiendo los anuncios CocaCola vs Pepsi, algunos son auténticas obras de arte que destilan originalidad.

A modo de conclusión y por no seguir divagando, simplemente decir que creo que merece la pena aplicar un poco de ética para promocionarse, al final terminará siendo más beneficioso que las estrategias agresivas, especialmente a largo plazo.

Y, ojo, no he tocado ni de refilón el tema de las televisiones y sus contenidos basura… eso, como decía el juglar, señores, es otra historia.

Recomiendo:

Las “chapas incívicas” vuelven a las librerías

Coke vs Pepsi