El disparo machista

Publicado: 12 octubre, 2012 en actualidad, opinión
Etiquetas:, , , , , , , , ,

Nunca me he considerado ejemplo de nada, soy un tipo normal, con un trabajo normal, una familia normal, que en sus ratos libres escribe para expresarse y desfogarse un poco. En mi trato con las personas, procuro ser respetuoso con todos, independientemente de su condición social, raza o sexo. Mi actitud en casa es la que siempre he entendido como normal; participo en las tareas domésticas, con un reparto más o menos equitativo.

No he comprendido nunca el machismo, no concibo la discriminación aunque haya diferencias,  – porque diferencias las hay, para empezar tengo la teoría de que las mujeres en general son mucho más listas que los hombres – porque todos somos diferentes y únicos.

Las actitudes discriminatorias en general y machistas en particular, obedecen a una reacción agresiva ante el miedo al diferente, e históricamente, los hombres – como género, no como generalidad – , cargados de fuerza física sometieron a las mujeres precisamente haciendo uso de ella. La mayoría de las sociedades eran estructuras patriarcales donde anidaba el desprecio a la mujer, que se concebían simplemente como recipientes de horneado de nuevos bebés. A lo largo de los siglos, las religiones mayoritarias, mejor dicho, sus dirigentes, ahondaron en la diferencia entre hombres y mujeres de una manera vil y canalla, y la gente se dejó convencer, incluidas las mujeres, de que los hombres eran superiores.

En la sociedad occidental del siglo XXI sobre el papel no existe esa diferencia – lo que por supuesto en ocasiones es pura pose de falso progresismo – pero a diario compruebo que como si fuera algo atávico, algunos machos – en el sentido de macho de la especie humana – recuperan el machismo histórico y lo vomitan como una mala resaca. El caso más reciente de vómito son  las declaraciones del Expresidente de los españoles en el exterior José Manuel Castelao, cuando dijo “en un contexto personal” que “las leyes están para violarlas como a las mujeres”.

Y el hombre se quedó tan pancho.

No sé si el individuo en cuestión ha sentido en sus carnes una penetración no deseada – a lo mejor sí, y le va la marcha, es posible – pero estoy convencido de que ser forzado a tener sexo debe de ser una de las experiencias más duras y traumáticas, y ni siquiera bromeando tomando unas cañas con los amigotes deberían decirse esas cosas. Menos aun ostentando un cargo público de responsabilidad.

Al margen de ser una metedura de pata descomunal, el que a un hombre se le pase por la cabeza semejante animalada deja bien a las claras su categoría personal. No es concebible, ni en broma, ni en contextos personales, ni en ningún otro.

Mi indignación se mezcla con mi estupor al leer la noticia del intento de asesinato con un tiro en la cabeza de una niña pakistaní de catorce años por defender la educación de las mujeres en su país. Malala Yusufzai se ha convertido en una joven defensora de los derechos de las niñas de su país, porque ha sido educada en el seno de una familia culta – sus padres son maestros – y no entiende porqué hay quien se empeña en que los niños puedan ir a la escuela y las niñas no.

La educación es una herramienta para salir de la miseria, para abrir los ojos a la vida, para entender que no es normal que te maltraten, que te humillen, que te utilicen, que te violen…

Hay millones de niñas como Malala en todo el mundo, y la única posibilidad de que salgan de sus infiernos es concienciar a las sociedades, empezar desde muy temprano a equiparar la educación de niños y niñas, para que se conviertan en adultos razonables, pensantes y coherentes, que luchen contra esas injusticias.

Para que desprecien frases como las de José Manuel Castelao y nos las dejen pasar con una sonrisa de complicidad.

Ya no.

“Las leyes son como las mujeres, están para violarlas”

Una niña que promueve la educación en Pakistán, acallada a tiros por los talibanes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s