Pasarlas canutas

Publicado: 28 agosto, 2012 en actualidad, opinión
Etiquetas:, , , , ,

Desde muy pequeño he tenido conciencia de que era un privilegiado, un hijo del primer mundo civilizado, nacido en una familia que llegaba desahogada a final de mes, sin ostentación, pero sin estrecheces. Mi padre, maestro, no estaba sujeto a los vaivenes de los mercados ni a las crisis – en esta de hoy día, ni los funcionarios se salvan – y su sueldo, tronara o escampara, llegaba siempre a primero de mes a mi casa. Los tres hermanos tuvimos la posibilidad de estudiar en la Universidad, fuera de casa, y de enfocar nuestra vida como consideramos oportuno.

También, desde pequeño, he sido conocedor de que hay personas que no tienen mi suerte, que el azar las hizo nacer en una aldea de Etiopía en lugar de en un pueblo próspero a orillas del Mediterráneo español. Que tenían que desplazarse varios kilómetros a pie – con suerte – para poder asistir al colegio y recibir la educación que les haría concebir una de las pocas esperanzas que les quedaría para huir de la miseria.

Yo iba al Colegio sentado en el asiento de atrás del coche de mi padre.

Si voy al baño, acciono un grifo y sale agua potable y saludable. No necesito caminar hasta un pozo mugriento para acarrear agua, muchas veces insalubre.

La relativización de la situación personal de cada cual, dependerá del cristal con el que miremos a nuestro alrededor

Si tengo hambre, como. Si tengo sed, bebo.

Madrugo para ir al trabajo a diario y cada mes me pagan por ello.

Si tengo frío, me abrigo, y si llueve, cojo un paraguas. Y si llueve mucho, unas obras de ingeniería – que pagamos con una colecta que hacemos entre todos que se llaman impuestos –  se encargan de desaguar, y evitar que se inunde la ciudad donde vivo.

Si me pongo enfermo, me dirijo a un hospital – no soy inmigrante ilegal – y con una tarjeta de plástico, me identifican, me atienden, me dan medicinas de las que he de pagar una parte – lo que veo razonable, dada mi renta – , y que unos señores con bata blanca, guardan en almacenes para que no caduquen. Y si caducan, las tiran – en lugar de enviarlas a sitios donde se necesitan – y fabrican otras.

Así podría seguir durante horas.

La relativización de la situación personal de cada cual, dependerá del cristal con el que miremos a nuestro alrededor – la clase media se compara con la clase alta, la baja con la media y así sucesivamente -, no obstante, hay comparaciones que no resisten ni la primera mirada.

Que un diputado que cobra más de 5.000 € mensuales diga que “las pasa canutas para llegar a fin de mes” no es de recibo.

Porque las buenas gentes – las que religiosamente pagamos a Hacienda, las que tratamos de aparcar dejando sitio para otro coche, las que damos los buenos días a los desconocidos, las que pedimos perdón si tropezamos con alguien – también tenemos nuestro límite.

Y si siguen tensando la cuerda con – perdona mamá – gilipolleces como esa, pues a lo mejor nos hartamos y rompemos la baraja, y a lo mejor hacemos como la buena gente de París, que un día de Julio de hace doscientos años dijeron “hasta aquí” y montaron una Revolución que dio paso a la Historia moderna.

Así que, si quieren saber lo que es pasarlas canutas, que sigan hablando, que sigan…

Enlace: “Un diputado del PP asegura “pasarlas canutas” con 5.100 euros al mes”

Anuncios
comentarios
  1. Alvaro dice:

    Si esto continua asi, probablemente los ciudadanos tendriamos q plantearnos algo parecido a una Revolución. Me gusta su blog Andres Cortes.

    • Esperemos que si hay una Revolución, con mayúsculas, no sea tan radical como la Francesa. En cualquier caso, creo sinceramente que algo hay que hacer ante tanto desvergonzado.
      Muchas gracias, Alvaro, por su comentario.
      Un saludo,
      Andrés C.C.

  2. Angela dice:

    No podía estar más de acuerdo contigo Andrés. Tengo que confesar que es algo que me preocupa, me llena de inquietud el futuro que puedan tener mis hijos (me imagino que a ti también, ahora que vas a ser padre).
    Esta claro que algo tiene que pasar, porque la situación se está volviendo insostenible para muchas personas, y cada vez aprietan más y nos quitan más derechos para solucionar esta ”crisis financiera”.
    El comentario de Gladys me parece muy acertado. ¿Si hay una revolución, hacía donde se dirigiría nuestro país? Cuando vi el otro día a Gordillo bañándose en el Palacio de Moratalla, y paseándose con sus seguidores como Castro en sus tiempos mozos, no pude evitar imaginarme que pasaría si se repitiese la historia aquí, y ”la Revolución” significase más pobreza y opresión.
    Me gustaría que escribieses más sobre el tema.

    Me encanta tu blog, te sigues superando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s