El gesto de los dioses

Publicado: 10 agosto, 2012 en actualidad
Etiquetas:, , , , , , , , ,

Dura menos de un segundo pero resume años de esfuerzo y decenas de miles de horas de duro entretenimiento. El deportista se permite frenarse unas décimas de segundo, girar la cabeza, comprobar que su contrincante está batido, que la gloria es de nuevo suya y se lleva el dedo índice a los labios.
El gesto pidiendo silencio es innecesario porque el espectáculo es tan impresionante, que es imposible hablar cuando se observa a este superhombre en acción. Los ojos de millones de personas, amantes o no del deporte, están fijos en la pantalla, en la mancha amarilla de piel negra que vuela sobre la pista del estadio.
A su izquierda el perdedor le mira resignado con rostro de circunstancias. Es otro maravilloso deportista, pero casi nadie recuerda su nombre, será recordado como el compañero del campeón, el que observó el gesto con resignación.
La carrera de los 200 metros lisos fue espectacular, el, a la postre, ganador se colocó rápidamente en cabeza y parecía que podría sacar una botella de champán sobre la marcha y brindar los últimos 50 metros. Pero apareció su compatriota, Yohan Blake, y le adelantó. Entonces la bestia se percató, se olvidó de las celebraciones – sólo hasta la última centésima de segundo – y metió el turbo. Corrió como nunca hasta que se giró, vio la derrota pintada en la cara de su contrincante, se paró, se llevó la mano a los labios, y venció.
Si Usain Bolt no hubiera detenido su progresión habría batido el record olímpico.
Pero para él unas décimas son menos importantes que la foto, la imagen que ha dado la vuelta al mundo.
El gesto.
El gesto de un dios de la velocidad pidiendo silencio. Acallando a los críticos. ¿A quién? Lo ignoro.
¿Quién osa recriminar al Sol cuando ilumina?
Nos limitamos a enfundarnos las gafas protectoras para mirar su brillo sin cegarnos.
Vi la carrera con mis sobrinos de tres y seis años, y después estuvimos jugando a las carreras, el mayor quería ser Usaín y la pequeña – que corre como un rayo – también.
Todos queremos ser Usain, todos queremos tener la gloria y la opción de llevarnos los dedos a los labios para mandar callar al mundo, a la crisis, a los problemas, a los agobios.
Soy imbatible, te lo demuestro y te lo indico con un gesto.
Sin embargo, para superar las crisis no hace falta ser superhombres, solo esforzarse, apretarse los machos, y aunque no ganemos de manera avasalladora la carrera de velocidad, acabaremos victoriosos en la carrera de fondo.
Al final, la vida es tan simple como eso, una carrera de fondo en la que la meta es la supervivencia.
Usain, ese es de otra galaxia y puede permitirse el gesto.
Los dioses tienen ese privilegio.

Enlace: Usain Bolt gana la medalla de oro en los 200 metros

Anuncios
comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s