El hijo de Lia

Publicado: 30 julio, 2012 en opinión, Personal
Etiquetas:, , , , ,

Hace unos días asistí a una escena que me dio que pensar. Un padre hablaba, en un tono alto y desagradable, con su hijo de unos siete años, sobre cómo debía actuar en un partido de fútbol. El niño atendía sin rechistar, con la mirada seria, fija en su padre, en teoría la persona a la que más admira del mundo. El padre repetía incesantemente de una forma que a mí se me antojaba en extremo desagradable, “cuando estés delante de la portería le das un zambombazo fuerte, fuerte”. La frase en sí, no tendría connotaciones negativas sino fuera por la forma de pronunciarla, la acritud, y el rostro tenso, de rabia contenida, del padre. Pensé con tristeza que debe ser impactante que tu ídolo te maltrate psicológicamente, inyectando negatividad y agresividad a tu comportamiento infantil, al fin y al cabo, sólo es un niño, demonios. La escena recoge el clásico síndrome “voy-a-volcar-mi- frustración-en-mi-hijo-para-superarla”, no pude ser futbolista él lo será, los demás padres se van a enterar… en fin, una serie de tópicos que, para desgracia del chaval que vi, se cumplían uno por uno en su padre.

Unos días después, escuché en la radio una entrevista a una experta en motivación infantil, creo recordar, que contaba la anécdota de un niño y su madre, llamada Lia. El niño demostró desde temprana edad una afición desmedida por el cine, y la madre ahorró para comprarle una videocámara – en los tiempos en los que una videocámara en un auténtico lujo -. En cierta ocasión el niño quiso rodar una escena de terror sangriento en la cocina, y Lia, ni corta ni perezosa, compró mermelada de cerezas con trocitos para que su hijo rodara la escena. Estuvo limpiando manchas de mermelada durante años. Más tarde, el niño quiso rodar en el desierto, y allí estaba Lia, alquilando un jeep, y llevando a su hijo al desierto a rodar.

La experta contaba que este comportamiento de apoyo incondicional a las vocaciones de los hijos, sin presionar, dejando que ellos mismos se tropiecen – si tuvieran que hacerlo – es lo que les da seguridad en sí mismos y confianza en sus capacidades. Estos niños – a diferencia del maltratado por el padre entrenador –  se convierten en adultos sin complejos, que creen en sí mismos, capaces de realizar casi cualquier cosa que se propongan.

este comportamiento de apoyo incondicional a las vocaciones de los hijos, sin presionar, dejando que ellos mismos se tropiecen – si tuvieran que hacerlo – es lo que les da seguridad en sí mismos y confianza en sus capacidades

En breve, si todo va bien, voy a ser padre, y espero ser capaz de seguir el ejemplo de Lia, y alentar a mi hija a que crezca como persona desarrollando sus habilidades, sus deseos, luchando y trabajando para conseguirlos. Allí me tendrá, a su lado, incondicionalmente, apoyando en las caídas – que las habrá – y aconsejando, pero no marcando las pautas, las pautas las tendrá que marcar ella.

Si el mundo estuviera lleno de adultos que antaño fueron niños apoyados y animados a conseguir sus sueños, tal vez sería un poco mejor, la mediocridad desaparecía – o al menos no sería el valor más común – y la humanidad avanzaría con paso firme hacia el futuro y no a trompicones, guiados por los mediocres , los de imaginación mezquina, los que solamente ven como futuro su propio beneficio y no el de la colectividad.

Igual soy idiota, pero mis padres me enseñaron a no perder la esperanza, a seguir creyendo en las personas, y a levantarme, sacudiéndome el polvo, con una sonrisa, después de los palos.

Por cierto, el hijo de Lia se llama Steven Spielberg.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s