De Obispos, viagra y héroes

Publicado: 12 mayo, 2012 en actualidad, historias, opinión

Hace un par de días escuché una noticia que alimentó mi malestar, mi hartazgo y que apunté en la lista de “comentables” en alguna de mis entradas. Es la típica noticia de hipocresía y desvergüenza, protagonizada por una persona que supuestamente se dedica a predicar el bien – con la palabra y con el ejemplo – .

Hablo del obispo de Alcalá, cuyo discurso homófobo retransmitido a millones de personas por la cadena pública de televisión – la que subvencionamos con nuestros impuestos – dejó perplejos a propios y extraños. A raíz de este discurso – en el que el obispo comparaba a los gais con enfermos y otras estupideces que prefiero obviar – el sacerdote fue inmediatamente elevado al foco mediático. Así, nos hemos enterado de que hace años celebró una misa presidida por la bandera preconstitucional – la que sirvió como símbolo y escudo al genocida enterrado en el Valle de los Caídos en Su Bando – para conmemorar la muerte del dictador fascista que durante cuarenta años provocó la involución política, social y económica de España, a parte de decenas de miles de muertos. También se ha sabido que el Obispo perdió cinco millones de Euros especulando en la Bolsa con el dinero de su diócesis – comprando acciones de una empresa de Viagra, imagino que creía, el experto e inmaculado inversor,  que un producto que mantiene erecta el “arma del pecado” era un buen negocio -, y que para paliar el agujero que provocó con ello, bajó a la mitad los sueldos de los curas – esto es real -.

Mi idea inicial ante toda esta información era lanzarme de cabeza a despotricar de este fulano, hipócrita, cara dura y fascista, pero he decidido no hacerlo. No merece la pena.

Y entonces es cuando he visto el video del australiano de origen iraquí Emmanuel Kelly y me he reconciliado con las buenas historias.

Emmanuel tiene – eso cree – diecisiete años y fue abandonado en Irak junto a su hermano. Ambos tienen problemas físicos y fueron adoptados por una mujer australiana que les ha dado amor, una familia y sobre todo, esperanza.

Emmanuel se presentó al casting de un programa de talentos de la televisión y su actuación es hermosa, emocionante y toca la fibra sensible. Porque emociona comprobar que algunos seres humanos sí que merecen ser llamados hombres santos y no necesitan calzarse una mitra para ello. Porque lo que dignifica a las personas no es un puesto artificial creado para someter a otros con historias de vieja, sino el coraje, la valentía, la mirada limpia y la sonrisa del que ha superado una historia terrible y se enfrenta a la vida con normalidad.

Esos, y no otros, son los verdaderos héroes.

Enlace: Vídeo de la audición de Emmanuel Kelly

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s