¡Viva la República y viva el Rey!

Publicado: 18 abril, 2012 en actualidad, opinión
Etiquetas:, , , , ,

Mi madre es monárquica hasta la médula. Tanto, que hubo una época en la que el 5 de enero día del cumpleaños del Rey Juan Carlos, le enviaba un telegrama felicitándole. Cada nochebuena en mi casa se ve y se escucha el discurso del monarca, sí o sí. Este fervor materno, ha condicionado, creo, mi juicio de tal manera, que Juan Carlos de Borbón y Borbón – tataranieto de la hija de un rey absolutista y despótico, apodado “el deseado”, que abolió la constitución más avanzada de su época – me cae fenomenal.

Pero para pensar con claridad hay que dejar a un lado los sentimientos y valorar los hechos objetivos.

Los hechos son que España está en un momento económico, y por tanto histórico, crítico, al borde de la bancarrota, que el Gobierno está aplicando la política de recorte brutal – a mi juicio equivocada – que le impone Alemania, recortando servicios, restringiendo derechos y limitando acceso a prestaciones hasta ahora incuestionables – medicinas, sanidad, educación -. Y en este contexto de hechos preocupantes, en el que los privilegiados somos los que tenemos que levantarnos a las 7:00 para ir a trabajar, el Rey se accidenta en una cacería de elefantes.

Pues qué quieren que les diga, a mí me suena a tomadura de pelo que el jefe del Estado – la persona que me representa, la cara visible del país que pasa por esos momentos tan duros – aparezca retratado sonriente junto a un elefante muerto. Objetivamente, si yo fuera ciudadano de un país extranjero, digamos, Dinamarca, por ejemplo, pensaría, “Hay que ver, qué bien se lo pasa el rey de este país tercermundista mientras su gente no tiene ni para comprar medicinas”.

Y eso no me gusta.

Por otro lado, está la lógica del siglo XXI. Es absolutamente ilógico que una persona, llámese Felipe o Froilán, por el hecho de ser el hijo de alguien tenga derecho a ser el jefe del Estado.

Absurdo.

Algunos argumentarán que es más barato mantener una monarquía que una república. Al margen de que lo dudo, me es indiferente. No hablamos de coste, sino de sentido común. El sentido común me dice que tengo que tener derecho a elegir al jefe del Estado, que no se me puede imponer. Al margen de actitudes históricas democráticas realizadas por Juan Carlos.

Luego está el corazón, claro, ese que me dice que en 36 años de reinado, es la primera vez que este hombre se acerca a una cámara y con gesto avergonzado pide perdón. A ti, a mí, a todos, “Lo siento mucho, me he equivocado, no volverá a ocurrir”, y que quieren que les diga, yo quiero mucho a mi madre, y será su gen monárquico, pero el hombre, con 74 años, y esa cara de pena, me ha llegado al alma.

La coherencia y la incoherencia forman parte de la vida, reconozco que en este asunto peco de ambas, pero ni quiero ni puedo remediarlo.

Por eso, cual barón Ashler,  si me giro a la izquierda grito“¡Viva la república!” y si me vuelvo hacia la derecha lanzo un “¡Viva el Rey!”

El Rey: “Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir”

Anuncios
comentarios
  1. Daniel Castillejo Pons dice:

    ¡A por la Tercera!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s