¡Viva la Pepa!

Publicado: 19 marzo, 2012 en Divulgación, opinión
Etiquetas:, , , , ,

Me confieso un auténtico ignorante en materia de Historia política de España y lo poco que conozco de la Constitución promulgada en las Cortes de Cádiz en 1812 lo aprendí en el colegio y lo olvidé rápidamente. Lo más relevante para mí era que el gracejo gaditano, y andaluz por extensión, apodara a la Carta Magna con el nombre del patrón del día en el que fue aprobada: el diecinueve de Marzo, San José.

Los años, las lecturas y sobre todo escuchar a los que saben, me han enseñado que la Constitución redactada hace hoy doscientos años fue una de las más avanzadas – si no la que más – de su tiempo. Igualaba a plebeyos y nobles ante la ley y promulgaba la independencia del poder legislativo de la Iglesia y hasta del mismísimo rey.

Sus tres primeros artículos definen a la Nación española como el conjunto de “los españoles de ambos hemisferios” que éstos son “libres e independientes”, que la Nación no puede ser “patrimonio de una ninguna familia o persona”  y que “la soberanía  reside esencialmente en la Nación”, es decir, en los españoles.

Sólo hicieron falta dos años para que el “deseado” Borbón arremetiera contra estos principios, increíblemente adelantados a su tiempo.

Pero el espíritu constitucionalista perduró y fue inspirador de la actual Constitución de 1978 y cimentó los valores libertadores que alientan nuestra democracia.

Tal vez las gentes de Cádiz o de España, que bastante ocupadas estaban en repeler los envites de Napoleón, no fueron realmente conscientes de lo que consiguieron, que no fue otra cosa que concentrar en una Constitución la esencia de la Libertad, por encima de intereses partidistas. De manera sorprendente llegaron a un gran consenso, liberales, conservadores, clérigos y monárquicos.

“la Constitución redactada hace hoy doscientos años fue una de las más avanzadas – si no la que más – de su tiempo”

Al parecer, los diputados americanos – es decir “los españoles del otro hemisferio”- tuvieron un papel clave en la consecución del acuerdo que a la postre horneó la Pepa un diecinueve de Marzo. Y los emocionados políticos leyeron sus artículos bajo el eco de las bombas de los invasores franceses y los “vivas” y las coplas de los gaditanos.

Parecen escenas sacadas de películas de aventuras o de cuentos de vieja para no dormir. Pero en realidad son retazos recientes de nuestra historia, historia de la buena, de la que escribe el pueblo – el populacho inculto, pero más sabio que un catedrático de Deusto – con sangre, sudor y esfuerzo, con agallas y con arrojo, con decencia y con visión de futuro. En la que sus protagonistas miran más allá de su presente, con generosidad y son capaces de jugarse el pescuezo – algunos lo perdieron – apelando a la libertad universal delante de un rey canalla que nunca mereció reinar. El padre de la tatarabuela del que reina ahora, por si tienen dudas.

Por eso, hoy, cinco reyes, varias guerras civiles, dos repúblicas, un dictador,  y doscientos años después, grito con orgullo “¡Viva la Pepa!”.

Enlace: Constitución española de 1812

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s