Payasos

Publicado: 15 marzo, 2012 en actualidad, opinión
Etiquetas:, , , , , , ,

Dos hombres encorbatados bromean, bueno, en realidad, mirando la foto parece que sólo uno de los dos se divierte: el que simula estrangular al otro. El estrangulado mira a su estrangulador con una falsa sonrisa y cara de pocos amigos, quizá pensando “¿le meto o no le meto?”, tal vez por un segundo recordó quién es, de dónde viene y se sintió como un paleto del sur de Europa, humillado y sometido a bromas estúpidas por el vecino rico del Norte. El estrangulado es feo, bajito y calvo, español de pura cepa, vamos. Le falta la boina y el bocata de chorizo para sentirse más idiota todavía bajo las manos del bromista, un hombre con aire recio, pelo blanco, nariz aguileña y gafas.

El del pelo blanco es oriundo de Luxemburgo, un país pequeño  – poco más de medio millón de habitantes –  y muy rico – 68.000 € de PIB per cápita. También es presidente del Eurogrupo, lo que viene a ser el presidente de turno de la unión europea y por tanto el portavoz temporal de Europa, es decir, es la persona que habla diciendo lo que le dicta Angela Merkel – esa suerte de gurú del suicidio económico – .

Y por lo que se ve en la foto, tiene la gracia donde las avispas.

De Guindos – ese es el nombre del ministro español de economía estrangulado – tiene que lidiar con una bestia económica que se lo tragará en unos meses y escupirá sus huesos si no espabila – aunque viendo la cara de idiota que se le queda cuando su compañero de parlamento le gasta la broma, me da la sensación de que durará poco, no parece un hombre de acción dura. La broma de Juncker – no es un vendedor de termos de baño, sino el primer ministro de Luxemburgo – parece premonitoria, parece querer decir “esto es lo que os espera chaval, os vamos a estrangular, vamos a impedir que podáis respirar, os vamos a obligar a recortar hasta del aire, tendréis que recaudar de debajo de las piedras” y De Guindos parece entender la indirecta, porque la cara que tiene es además de todo lo anterior, de puro susto.

Esta instantánea debería ganar un premio porque ha captado un instante sublime en el que dos políticos representan como mimos callejeros una escena que bien podría titularse “imaginando el futuro”.

Lo más lamentable de este gesto, que se podría quedar en una anécdota tonta y sin gracia, es que ha sido interpretado por dos de los responsables de salir de este desaguisado llamado Europa en crisis.

Y a mí, en vez de risa, me da grima.

Al menos podrían haber tenido la decencia de hacer el idiota en una barbacoa privada y no delante de las cámaras, que para payasos ya tenemos el circo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s