El invento del Corte Inglés

Publicado: 15 febrero, 2012 en opinión
Etiquetas:, , , , , ,

Si nos volvemos demasiado exquisitos y llevamos la coherencia al extremo – lo que en lenguaje vulgar llamaríamos “cogérsela con papel de fumar” – podríamos cometer el error de dejar pasar oportunidades para hacer algo bonito.

Me estoy refiriendo al día de los enamorados, imagino que si ves la tele y lo ves todo rojo y lleno de corazoncitos te habrás dado cuenta de que ayer, 14 de febrero, fue el día de los enamorados. Durante años, con la excusa de que era un invento del Corte Inglés, me he resistido a comprarle nada a mi mujer – a veces lo hacía, otras no – pero lo único que conseguía, a parte de un posible enfado, era perderme un momento feliz. La excusa para hacer feliz a alguien es lo de menos, ¿qué importa que sea un invento para potenciar el consumo? ¿y qué, si Santa Claus era verde hasta que la coca-cola de los años treinta lo reinventó? Lo importante es el fin, y el medio, en este caso, es lo de menos.

San Valentín fue un mártir del siglo III que casaba a matrimonios cristianos en secreto hasta que fue capturado y ejecutado por el emperador romano. Con el tiempo fue santificado y su sacrificio le hizo merecedor de ser el patrón “oficial” de los enamorados. La versión cristiana de los antiguos dioses paganos son los santos dedicados a determinadas causas. El dios del amor fue sustituido por el santo patrón del amor, etc.

“La excusa para hacer feliz a alguien es lo de menos”

Dejando la historia y volviendo al presente, he de reconocer que me gustan las celebraciones casi impuestas, como San Valentín y la Navidad, con su saturación de los sentidos. Y la melodía cansina de los villancicos en los supermercados me encanta. Soy carne de promoción de mercadotecnia y estoy a expensas de que un creativo me mire a los ojos y me venda lo que sea.

No me importa.

Por eso, cuando un conocido ha comentado que su mujer le ha decorado una ensaladilla con un corazón fabricado con maíz, no he podido dejar de pensar que esos trocitos de magia cotidiana son los que consolidan la felicidad, la de verdad, la que no genera una agresiva campaña publicitaria, sino que nace del fondo del alma.

Ojalá todos los inventos que nos afanamos en crear para ganar dinero fuesen como este.

Dedicado al escritor Francisco de Paula Pérez de la Parte

Enlaces:

Ballesterismo: El origen de San Valentín

Anuncios
comentarios
  1. Fran dice:

    Muy bueno, si señor. Me ha dejado muy buena sensación para antes de acostarme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s