El cóctel de la felicidad

Publicado: 23 enero, 2012 en opinión, Personal
Etiquetas:, , , , , ,

El otro día leí un tuit – el español no tiene la flexibilidad del inglés para inventar palabras y por ahora “gorjeo” no me parece apropiada para sustituir “tuit” – magnífico, publicado por @ifilosofia que decía “A veces esperamos demasiado de otras personas, sólo porque nosotros estaríamos dispuestos a hacer más por ellos”. Tras esta gran verdad se encierran auténticas lecciones de vida que a veces son un poco amargas. La afirmación tiene un aire un tanto pesimista porque anticipa la decepción de no ver colmadas las esperanzas puestas en los actos de otros. La gestión de esa esperanza ayuda a vivir mejor; no se trataría de convertirse en un pesimista redomado y no esperar nunca nada de nadie – como siempre en el término medio está la virtud – sino en combinar, en las dosis precisas, esperanza optimista con realismo pesimista – quien sea capaz de encontrar la cantidad exacta de ingredientes en el cóctel, habrá logrado sin duda ser un poco más feliz – .

“A veces esperamos demasiado de otras personas, sólo porque nosotros estaríamos dispuestos a hacer más por ellos”

Hace años, tal vez influenciado por mi yo pesimista, decidí que nunca iba a verme decepcionado por ningún amigo en relación al grado de compromiso para con nuestra amistad que podía esperar de él. Simplemente pensé que la amistad es como una estantería, hay quien llega a lo más alto y hay quien se queda en la primera balda. Si exiges los volúmenes de arriba a los que no alcanzan, te llevarás una desilusión. ¿Esto conlleva una pérdida de confianza? En absoluto, porque mi confianza se entrega acorde a mi esperanza – en función de la altura de “su estantería” -.

Hasta aquí la teoría.

¿Cuál es la realidad?

Pues básicamente que no se tienen en cuenta todas estas precauciones – al menos en mi caso – y no se contiene la confianza o la amistad que se entrega, independientemente de lo que suceda al final. Nunca he entendido la vida encorsetada y limitada y prefiero llevarme un palo a dejar de ser yo mismo. Evidentemente los palos me caen como si fueran los troncos que las madereras empujaban río Mississippi abajo en las películas.

Casi siempre las sorpresas agradables compensan a las desagradables: los amigos responden, apoyan, y soportan el peso de las confesiones o los desahogos, sin rechistar. Te miran con los ojos entrecerrados, asintiendo sin decir nada – no hace falta – y apuran la cerveza para poder pedir otras dos que ahoguen un poco las penas. Es por estos amigos, los de verdad, por los que merece la pena no cambiar y dejarse la piel siendo fiel a uno mismo. Si no fuera así ¿cómo íbamos luego a ser capaces de enfrentar sus miradas cargadas de sinceridad?

 “Es por estos amigos, los de verdad, por los que merece la pena no cambiar y dejarse la piel siendo fiel a uno mismo”

Esta práctica de sinceridad y reciprocidad también va dirigida al amigo más íntimo que uno puede tener: uno mismo. Es decir, hay que ser leal con nosotros mismos, con nuestros valores y nuestra propia ética. Por eso, cuando uno aplica esta máxima y es sincero, y se expone dando su opinión a tumba abierta, enfrentándose a amenazas o a improperios, no puede más que sentirse orgulloso de llevarlo a cabo, pese a quien pese.

Pero como todo en la vida es reversible e interpretable según nos duela, la acertada frase del inicio de esta entrada puede aplicarse también en sentido opuesto y perverso: “A veces, nuestra incapacidad de hacer algo por los demás, nos convierte en inquisidores permanentes de su generosidad ya que no podemos entenderla.

A esos pobres de miras y espíritu les dedico hoy estas letras.

Recomiendo:

Leer los comentarios (incluido el primero que aparece oculto) de esta noticia “Noticia 20 minutos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s