Héroes y Villanos

Publicado: 19 enero, 2012 en actualidad, opinión
Etiquetas:, , , , , , ,

La villanía es la cualidad – si es que se le puede llamar así – más traicionera, la que asoma en el momento más inoportuno. Cuando alguien construye una imagen, una fachada más o menos próxima a la realidad, tarda años en cultivarla, pulirla, broncearla y hacerla parecer creíble. La imagen se pule en el trabajo, con los amigos… Sin embargo esta labor de hormiguita, si no se corresponde con la realidad de quien somos, es muy frágil y se puede desmoronar en un instante en el que la villanía nos da una puñalada por la espalda y sale a flote, anteponiéndose a nuestra cuidada – y falsa – imagen de héroe.

Eso es lo que le ha pasado al Capitán del barco hundido a 200 metros de la costa italiana por una imprudencia suya. No contento con cometer un error garrafal – acercar peligrosamente un barco de 112.000 toneladas a los arrecifes de una isla – por puro exhibicionismo y soberbia, comete la villanía de escapar en un bote salvavidas olvidando todas sus obligaciones – entre ellas coordinar la puesta a salvo de los pasajeros y la tripulación – .

A este villano en España ya se le ha colocado a la altura de un espantajo cómico, en twitter por ejemplo, ayer se convirtió en Trending Topic (Tema del momento) la etiqueta #MeCaí EnUna Lancha que es la excusa que ha utilizado el capitán para justificar su espantada.

“La villanía es la cualidad – si es que se le puede llamar así – más traicionera, la que asoma en el momento más inoportuno.”

Como no hay ying sin yang, el polo opuesto del Capitán Villano ha sido el pasajero Guiseppe Girolamo que, sin dudarlo un segundo, cedió su sitio en un bote salvavidas a un niño que buscaba a sus padres. Ahora Girolamo está desaparecido y se ha convertido en un héroe nacional en Italia.

También hubo miembros de la tripulación que poniendo en riesgo sus vidas se esforzaron por ayudar a los pasajeros, evitando muchas más muertes.

Los héroes y los villanos no se hacen, nacen, y a lo mejor no hay que enfrentarse a un naufragio para que vean la luz, basta con encontrarse en una situación donde hay que tomar partido por el bien de otro o por el de uno mismo. El instinto de supervivencia nos empujará en algunos casos a poner tierra de por medio y a saltar a la lancha salvadora, pero en ocasiones despertará en nosotros el vaquero que se enfrenta a la muerte con la sonrisa torcida, sabiendo que no habrá recompensa ni palabras de agradecimiento. Miraremos a los ojos al niño, resoplaremos, nos quitaremos el chaleco salvavidas, le ayudaremos a subir a la lancha y veremos sonrientes como se aleja hacia la salvación.

“Los héroes y los villanos no se hacen, nacen, y a lo mejor no hay que enfrentarse a un naufragio para que vean la luz”

Luego, tal vez, si hay suerte, mucha suerte, tengamos nuestro premio en forma de cerveza al sol compartida con los amigos, para reírse de la historia.

En el caso de Girolamo no ha sido así, pero… ¿se podría pedir un final mejor?

Enlaces

El capitán del ‘Costa Concordia’ admite que el naufragio fue un error suyo

La historia de Giuseppe Girolamo

Anuncios
comentarios
  1. Bea CS dice:

    Me ha encantado este post, cuando leemos algunas historias nos dan escalofrios y leyendolo ha sido una de esas veces 🙂

  2. Sergio dice:

    Mientras leia este post he sentido escalofríos y no he podido resistirme a contártelo y darte las gracias por regalarnos esta y todas tus demás reflexiones.

    Saludos.

  3. Macarronazo dice:

    Muy buen post, el capitán debería haber asumido su error y haberse quedado en el barco, que dada la situación del accidente no hubiera significado morir. Si se queda en el barco cumpliendo con su deber tal vez no hubiera habido muertos, auqnue se dice que no sabía de la magnitud de la catástrofe (y cuando se da cuenta es tarde). Pésima gestión, tendrá que pagar por ello, y su conciencia también cargará con ello toda su vida, no volverá a ser feliz. Me ha puesto triste la historia del joven Giuseppe, que cedió su asiento a un niño, éste sí que es un héroe :/
    Te he descubierto gracias a los premios 20blogs, pasaré por tu blog, me ha gustado. Un abrazo.

    • acortescaballero dice:

      Cuando uno tiene una responsabilidad, lo mínimo que se le exige es asumirla. El capitán fue incapaz y, como bien dices, tendrá que pagar por ello.
      El caso de Giuseppe me tocó el alma a mí también.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s