¿A que se me pone cara de idiota?

Publicado: 15 enero, 2012 en Personal
Etiquetas:, , , , ,

Este fin de semana ha sido intelectualmente intenso, agotador.

Al margen de la infinita energía de mis sobrinos que parecen no cansarse nunca, me he enfrascado en varios debates más o menos broncos a través de la red. Ahora, cuando el Domingo muere de manera triste y anodina para dar paso a un nuevo Lunes, mis sentimientos son básicamente grises. Me invade una suerte de dominguitis elevada a la décima potencia que imagino es producto de la mezcla de cansancio físico y emocional – ver dos veces la película de los Pitufos puede acabar con cualquiera -. Sin embargo este Domingo es un tanto especial porque tengo un runrún que no deja de roerme el cerebro y es exactamente la misma sensación que cuando tengo una bronca con alguien querido; cuando acaba no hay vencedores ni vencidos, sólo una especie de desasosiego indefinido, de lamento por no poder accionar la palanca de la máquina del tiempo y retroceder para impedir la inútil trifulca.

Ahora me siento igual.

Siempre he intentado defender sin dobleces ni aristas, mis ideas y opiniones, tratando de evitar en la medida de lo posible la falta de respeto hacia mi “contrario”. A pesar de ello, reconozco que – más veces de las que desearía – en ocasiones me dejo llevar por el apasionamiento y la vehemencia, no bien entendida por algunos como una forma de expresión contundente sino como una forma de ataque, y eso me granjea algunas dificultades, afortunadamente concretadas hasta el día de hoy solamente en palabras más o menos mal olientes. Las palabras, al fin y al cabo, no hacen daño, sólo molestan en algunos casos. Además, no ofende el que quiere sino el que puede.

Deliberadamente estoy siendo lo suficientemente vago en mi narración de lo acontecido como para que solamente los implicados, si tienen a bien leerme – cosa que dudo – sepan de lo que estoy hablando, si lo están haciendo, les animo a que opinen, hasta ahora – y no veo por qué iba a día de hoy a cambiar mi criterio – no he censurado ni uno solo de los comentarios que me habéis hecho, todos han sido publicados tal cual me llegan.

Para los curiosos, añadiré que básicamente se trata de una historia que viene de lejos, en el que hay dos posiciones enfrentadas y dicho enfrentamiento afecta directamente a terceros – entre ellos yo -. Yo, como “tercero” afectado me he limitado a expresar mi opinión. Claro, aquí nadie es imparcial – empezando por mí – y cualquier cosa es tomada como una alabanza por unos y como un ataque por otros.

Meterse en estos berenjenales al final, me deja exhausto y deprimido, porque ni voy a cambiar las cosas, ni voy a convencer ni a Tirios ni a Troyanos, ni lo pretendo, la verdad.

Lo que pasa es que como luego duermo conmigo mismo, a estas alturas de la película – cuarenta tacos de metraje – ya no me callo determinadas cosas y siempre digo lo que pienso – insisto, tratando de no ofender a nadie – . Y por ese lado, estupendo, genial, “ha hablado la voz del Super Tacañón”; pero por otro, viendo la mezquindad y el estilo barriobajero de algunas réplicas – entiendo que cree el ladrón que todos son de su condición – me pregunto “¿sirve de algo tanta historia?”. Casi seguro que no, que no sirve de nada, pero al menos sé que me miraré al espejo y no podré reprocharme que dejé de decir con honestidad lo que creía justo, que no lancé “mi verdad” – obviamente cuando uno opina da su versión de las cosas condicionada por sus experiencias únicas y personales – con toda la honradez de la que fui capaz. Así que cuando me lluevan las hostias – que me lloverán – las recibiré con la misma cara de idiota que se me pone cada vez que comprendo que no siempre merece la pena decir lo que se piensa.

 

Anuncios
comentarios
  1. Dani Divertido dice:

    Creo que te haces mayor y valoras ciertas cosas antes que otras que suponen poca ilusión para ti. A mi me pasa. Da coraje y a la vez sabes que estás traicionando un trocito inocente/juvenil tuyo, … creo….

  2. acortescaballero dice:

    En parte estoy contigo, siempre queda el poso de la tristeza cuando te das cuenta de que has desperdiciado energías en causas sino perdidas, sí estériles.
    Gracias por tu comentario, Dani.

  3. Demo dice:

    Jejeje, por un momento pensé que era por la discusión del Gtalk del otro día, jejeje.
    Un abrazo.

    • acortescaballero dice:

      Querido amigo,
      aunque nuestros debates no nos lleven a posiciones semejantes, siempre se hacen desde el cariño y el respeto que nos tenemos.
      Son otros los que me entristecen… pero solo a veces. Hay algunos que entienden la discrepancia como un ataque. 🙂
      Gracias por tu comentario, Demo.
      Un abrazo.

  4. Jose dice:

    ¡¡¡Díme a quién hay que partirle las piernas!!!

    • acortescaballero dice:

      Ja,ja,ja,ja…. no hay que llegar a tanto, Jose, los estúpidos morirán de estupidez.

      Gracias de todas formas por el ofrecimiento. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s