Expandir o contraer: esa es la cuestión

Publicado: 8 enero, 2012 en Uncategorized

Paul Krugman es premio Nobel de economía en 2008 y profesor de economía en Princeton, podríamos decir que no es sospechoso de no saber de economía. Pues bien, Krugman recomienda en un estupendo artículo, políticas expansivas que incentiven el gasto y no políticas austeras. Aboga por seguir los dictados de Keynes (el famoso economista de principios del primer tercio del siglo XX) que ya nos advertía hace 75 años: “La expansión, no la recesión, es el momento idóneo para la austeridad fiscal”, es decir, que cuando hay vacas flacas no debemos recortar sino todo lo contrario. O sea, justamente lo contrario que están aplicando todos los gobiernos europeos. Claro que, en Europa, podemos decir que naciones como Grecia o Irlanda están abocadas a imponer políticas de recortes brutales, empujadas por los mercados que las machacarán aún más si no las aplican.

Tal vez sí o tal vez no.

La experiencia de estos años está demostrando que la solución no está en la contención del déficit – Irlanda no levanta cabeza – sino en fijar el foco en el empleo. Hay que dinamizar la economía, es decir, hay que generar confianza y extender la creencia – apoyada por Krugman – de que gastando se fomenta el consumo y se incentiva la inversión. Piensen en esto: si un enfermo está grave ¿se curará si no fomentamos el gasto en las medicinas que necesita? ¿o lo mataremos del todo?

El brutal dispendio de tiempos pasadso ha tenido como consecuencia que las arcas estén ahora medio vacías, pero mantenerlas a ras no ayuda. Hagamos caso a Krugman, endeudémonos más – España no llega al sesenta por ciento de su PIB, aún hay margen – y reactivemos el consumo – salvemos al enfermo – .

Este país no crecerá si no se contrata, si no se alienta  a las PYMES y a los autónomos – reduzcámosles los impuestos a la principal fuente de empleo de España – .

El ya manido “Gasta menos, debe menos, desarrolla la economía” ya no se lo cree nadie.

Ni los mercados.

Y el problema no es que sigamos una u otra corriente, el problema es  que decidamos la corriente que seguir en función de la opinión de los mismos que han hundido el sistema, los que blindan sus jubilaciones a costa de nuestro dinero – no es un tópico , es literal -.

Por favor, por una vez, señores de ahí arriba, escuchen a los sabios; escuchen a Keynes o a Krugman y pongan un poco de seso en sus decisiones, porque para bien o para mal, de lo que decidan ustedes depende nuestro futuro.

Enlace: Keynes tenía razón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s