Futuro

Publicado: 1 enero, 2012 en opinión, Personal
Etiquetas:, , , , ,

Esa es la primera palabra que he querido teclear al sentarme delante del portátil por primera vez este nuevo año. Porque el futuro está ahí, en algunos casos cerniéndose sobre nosotros como una sombra amenazadora, pero en realidad sólo es cuestión de percepción o de perspectiva.

Me cuentan en la radio que los periódicos se hacen eco de las peticiones del nuevo “querido líder” de Corea del Norte en forma de salvajada, “debéis ser los escudos humanos del líder”. Viniendo del amo supremo del cuarto ejército más potente del mundo – el más peligroso por su situación geoestratégica y la posesión de armamento nuclear – da un poco de repelús.

También me hablan de que la economía va a ir a peor y que este año va a ser todavía más duro – lo dice Merkel, lo dice la onubense ministra de empleo: “nos han dejado un país en la ruina social y económica” – .

Sin embargo, hoy quiero refugiarme calentito en mi candidez, en mi optimismo infundado, y escuchar a otros. Escuchar la voz maravillosa, prístina, limpia y pura, de una cantante de dieciséis años, Andrea Motis, que utiliza su talento con la maestría de un genio. Esta mañana he sido abrazado por la melodía del jazz, del blues o de un villancico, cantados por ella.

Hoy quiero perderme en la imagen – vivida anoche – de una niña de dos años y medio, comiéndose por primera vez las uvas, sonriendo feliz mientras gritaba “¡Feliz año nuevo!”.

O dejarme arrullar por la optimista entrada de un locutor de radio, que esta mañana ha arrancado su programa recordándome que esto va a ir a mejor porque siempre lo ha hecho, que el futuro será mejor porque todos los futuros de la humanidad han sido siempre mejores, y que ahora somos conscientes del dolor, porque somos una humanidad mejor, que se preocupa de la ausencia de felicidad en el resto.

Y mi futuro abandonaba la forma de una sombra negra, de garras retorcidas, y se tornaba alegría, esperanza y felicidad.

Porque lo mejor del futuro es que por mucho que nos empeñemos – por mucho que se empeñen – en lo contrario, es un papel en blanco lleno de maravillosas posibilidades. Luchemos por llenarlo de frases de tinta de colores que nos regalen el alma. Esforcémonos por moldearlo a nuestro antojo, porque siempre ha sido así: el futuro lo escribo yo, lo escribes tú, y que no te nieguen esa capacidad, porque te estarán  mintiendo deliberadamente para que te escondas en tu miedo y poder manipularte a su antojo.

No nos controlan y ese es su verdadero miedo: que lo descubramos.

El futuro es nuestro, abramos nuestras manos y agarrémoslo con fuerza.

Recomedado: Vídeo de Andrea Motis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s