¿Ves como no servía de nada estudiar?

Publicado: 22 diciembre, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:, , , ,

Mi padre tiene casi setenta años y se resiste a jubilarse. Es maestro – él insiste en que esa es la palabra que realmente le define – y desde hace más de treinta años dirige un colegio público. Hace años, cuando el boom del ladrillo estaba en su apogeo, un antiguo alumno – del grupo de los zoquetes – , aparcó su coche de alta gama junto al eterno Renault cinco de mi padre – finalmente, el coche se ha jubilado antes que él – y bajándose muy ufano le espetó “¡Mira que coche tengo! ¡Gano más del triple que tú¡ ¿Ves cómo no servía de nada estudiar?”.

Es en estos días convulsos de crisis, en los que me acuerdo de aquel idiota y siento pena por él, pues le imagino sentado en su raído sofá, con su chándal de marca, su gorra, sus deportivas de doscientos euros, llenas de agujeros, jugueteando con las llaves del cochazo que no puede utilizar porque no tiene dinero para gasolina – ¡consume un huevo, el jodío! – ni para el seguro, mirando un programa de tele basura junto a su pobre madre que ahora ha vuelto a hacerse cargo del niño.

¿Cuántos habrá como él en este país?

¿Cuántos hicieron el imbécil delante de sus antiguos profesores, que lo único que trataron de conseguir fue inculcar un poco de decencia y sentido común en esas cabezotas rapadas?

¿Cuántos se arrepentirán de sus palabras y las rumiarán una y otra vez sabiendo – temiendo – que a lo peor sus profesores se están carcajeando de ellos?

Lo que no saben es que sus maestros no se alegran de su desgracia, todo lo contrario, se sienten apenados y un poco fracasados porque por lo que a ellos respecta no fueron capaces de enmendar la torcida percepción de los valores de sus alumnos.

La desilusión y el error de despreciar la educación y la formación no son exclusivos de la clase menos preparada de la sociedad, también existen algunos casos – los conozco – de titulados universitarios que desencantados por su situación personal en la que cobran una miseria – si es que cobran – y penan por un puesto de trabajo decente, piensan exactamente lo mismo. ¿Ves como no servía de nada estudiar?

Sin embargo yo pienso justo lo contrario. La formación y la preparación nos permiten saber, conocer el porqué de las cosas, nos capacita para tratar de dar sentido a la realidad que nos rodea de una manera lógica y nos regala recursos para luchar contra las crisis y las injusticias que conlleva.  En estos tiempos difíciles que corren, las posibilidades de encontrar un buen trabajo – siquiera un mal trabajo – son mucho menores, pero si nuestro abanico de recursos es mayor, podremos enfrentarnos al reto con alguna garantía más de éxito que si ni siquiera tenemos un paipái. Conozco casos sangrantes de jóvenes sin apenas formación ni cualificación, que trabajaban en sectores muy vinculados a la construcción, ganando miles de euros mensuales, que se gastaban más de mil euros en cada una de las llantas de su flamante deportivo. Ahora se comen con patatas las llantas y hasta el volante si hace falta, de un coche que no pueden pagar.

“La formación y la preparación nos regalan recursos para luchar contra las crisis y las injusticias que conlleva.”

En este país inflamos un monstruo soplando un poco entre todos y no nos estábamos preparados para que reventara, además de dejarnos llevar por la corriente favorable, simplemente porque era lo más fácil. Era fácil decir que sí a sueldos astronómicos y abandonar los estudios. Era fácil hipotecarse sin precaución – ¡Si esto no para de crecer! – y vivir por encima de las posibilidades reales… lo pienso y se me ponen los vellos de punta… porque aquella locura consumista ha desembocado en la austeridad extrema, y, señores, ni Don Juan ni Juanillo.

Como no nos centremos y no revisemos el fondo del lago, en pocos años estamos otra vez enfangados creyéndonos  – pido perdón por triplicado – los putos amos del puto mundo.

Y la única puta que yo conozco ahora, se llama realidad, que como nos coja por el pescuezo y le dé por apretar todavía más con sus garras retorcidas, nos va a dejar sin resuello.

Espero que mientras trato de distinguir su feroz sonrisa, no me suelte aquello de “¿Ves como no servía de nada estudiar?”. 

Vídeo: Españistán, de la Burbuja Inmobiliaria a la Crisis

Anuncios
comentarios
  1. El Soñante dice:

    Vaya que es dura la situaciòn que se vive en muchos paises con esta crisis economica que no nos deja en paz a nadie, pero algo es muy cierto en que lo que dice, la educaciòn más que darnos una llave a la riqueza, nos prepara para las situaciones dificiles, para las multiples crisis de la vida, no solo las economicas.

    Un saludo desde http://lunare.wordpress.com/ ojala pueda pasar a dejar un comentario en mi bitácora, gracias de antemano.

    • Gracias a tí por el comentario, Soñante.
      La educación es la clave para afrontar las dificultades y si, como bien dices, no garantizan la riqueza sí nos brindan la capacidad de reaccionar.
      Me pasearé encantado por tu blog.
      Ah, y no me hables de usted que me haces parecer más viejo aún 😉
      Saludos.

  2. Educación dice:

    Si bien es cierto que el estar bien preparado no garantiza un mejor empleo, si aumenta las posibilidades de poder conseguir uno, aunque en muchas ocasiones y en muchos países, lastimosamente, reina la “dedocracia” en lugar de la meritocracia y te encuentras con cada personaje, qué fácil te hacen prenguntarte “¿Me sirvió de algo estudiar?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s