El alma de la ministra

Publicado: 7 diciembre, 2011 en actualidad, opinión
Etiquetas:, , , , , ,

Elsa Fornero tiene 63 años, es catedrática de economía, fundadora de un prestigioso centro internacional de investigaciones económicas y ha sido nombrada ministra por Mario Monti, el primer ministro italiano, sucesor de Berlusconi y encargado de recomponer los trozos de porcelana rotos de una hundida Italia.

Elsa Fornero tiene alma.

En una multitudinaria rueda de prensa, en la que ha anunciado una política dura, exigente y austera, en la que se recortan las pensiones, las prestaciones sociales y se le pide a la población más sacrificios, la ministra, la mujer más preparada de Italia, ha roto a llorar.

Tras una reunión maratoniana, esta señora – bastante alejada de su predecesora en el cargo, una guapa higienista dental colocada por Berlusconi – ha demostrado en cinco minutos más amor por su país que el dueño del Milán en todos los años en los que ha estado paseando su rostro artificial y maquillado, por Europa.

Italia vendió su alma ante los fuegos de artificio y el populismo de un megalómano, obseso sexual  e incompetente – demostrado por los hechos y las terribles cifras que llevan al actual gobierno a tomar estas durísimas medidas -.

En tiempos de bonanza un payaso – de los que cuentan el chiste inoportuno y abochornante en las cumbres europeas – al frente de un país es solo una atracción curiosa de feria, porque los errores se disimulan con buenas cifras y maquillaje.

En tiempos de crisis es tan peligroso como un mono con dos pistolas.

Los malos tiempos ponen a cada uno en su sitio porque un paso en falso nos hace meter el pie en la trampa y perderemos la pierna y es cuando las caras bonitas y las orgias en el palacete del ex primer ministro sobran.

Necesitamos mentes lúcidas que combinen conocimientos, cabeza fría y alma en dosis iguales. Conocimientos para saber qué y cómo hacerlo.

Cabeza fría para tener mano firme al aplicar la receta.

Y alma para transmitir cercanía, para que cuando me miren a los ojos y me digan que me tengo que apretar el cinturón, al que ya no le quedan agujeros, me lo crea y me sienta parte de la solución con mi esfuerzo.

Ojalá cunda el ejemplo y en Europa se extienda como la pólvora la noticia: los ministros también tienen alma.

Enlaces:

Las lágrimas de la credibilidad

Entrada Blog : Obsesiones sexuales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s