Apocalipsis Zombie

Publicado: 18 noviembre, 2011 en actualidad, libros, Literatura, opinión
Etiquetas:, , , ,

Estos días he empezado un libro muy interesante, cuyo título he osado copiar para mi entrada, escrito en 2.005 por Manel Loureiro y que relata el desmoronamiento del mundo a partir de un incidente que desemboca en una hecatombe protagonizada por zombies. La forma que tiene Loureiro de narrarlo – en primera persona a modo de entradas diarias en un blog – me ha enganchado y fascinado a partes iguales desde el primer párrafo. El desasosiego que la historia consigue provocarme es similar al que siento a diario al leer-escuchar-visionar las noticias – económicas, aparentemente reales y no sacadas de un apocalíptico escenario de ficción -.

La crisis avanza imparable al igual que un grupo de zombies que arrastra sus heridas por el asfalto – ras, ras, ras – en el silencio inmenso de las ciudades abandonadas. Ahora sube la prima de riesgo a límites nunca conocidos – siempre son nunca conocidos – y tiene que llegar el héroe salvador, armado con rifles de asalto, granadas de mano y rabia – en la historia real se llama Banco Central Europeo – para salvarnos. El héroe – el real, el BCE – tiene un punto cabroncete también y desprecia el peligro, lo cual es bastante malo para nosotros, que al fin y al cabo si caemos nos matamos y él – como buen héroe – saldrá sólo un poco magullado. Sabrá agarrarse al filo del abismo y se salvará, mientras nosotros caemos y caemos con los ojos cerrados esperando el impacto.

La cosa pinta mal, los expertos pierden el tiempo calificando las ideas de sus contrarios, en lugar de sentarse juntos y obligarse a que no se mueva nadie hasta que tengan la solución, como en un concilio, que quemen los billetes de euro si quieren, pero necesitamos que el resultado final sea la fumata blanca, por favor.

“La crisis avanza imparable al igual que un grupo de zombis que arrastra sus heridas por el asfalto.”

Necesitamos una señal, aunque sea leve, que nos haga creer que alguien sabe qué demonios está sucediendo y, sobre todo, cómo demonios vamos a salir de esta – sería también extremadamente interesante esto último–.

Últimamente a la única que oigo hablar con firmeza y convicción es a la Canciller alemana Angela Merkel, pero a lo mejor sólo me lo parece por cómo me suenan sus palabras en alemán, que me da la impresión, son las que necesitamos. “Europa no va a sacrificarse ante los Zombies” parece decir con sus declinaciones y su acento de la baja Sajonia – esto es una licencia poética, no sé de dónde es la señora Merkel – .

No obstante, luego veo a Rajoy y a Rubalcaba, a Cayo Lara y a Durán – pueden añadir a la lista a todos los que se les antoje –  y pienso “Madre mía, cómo sean estos los que me tengan que proteger de los Zombies, lo llevo claro”. Y mientras ellos se enzarzan discutiendo si utilizan un hacha o una escopeta para acabar con la amenaza, o si hay que clavar tablones en las puertas, las hordas zombies – encarnadas en especuladores financieros, mercados, grandes fortunas a salvo en paraísos fiscales, etc. – avanzan sin detenerse, con su caminar errático y descoordinado.

De todas formas he de confesar que preferiría enfrentarme a un grupo de muertos vivientes, cuyo único propósito es devorarme, que a los que mueven los hilos de la economía cuyas oscuras intenciones ni por asomo alcanzo a vislumbrar.

Por lo pronto, sigo leyendo y disfrutando con Loreiro, lo que pase después, ya se verá.

Enlace : Apocalipsis Z

Anuncios
comentarios
  1. Pues yo no me fío de la Merkel, porque mientras Europa se desmorona, Alemania sale casi indemne (que no es poco), así que no sé hasta qué punto podemos confiar a alguien que “se beneficia” de esta situación que solucione el problema.

    • Cabe recordar que la dichosa prima de riesgo es una índice relativo a la venta de deuda alemana, por lo que, si no hace más que subir en el resto de países de la zona Euro, es porque el suyo permanece fuerte incluso frente a las hordas de mercaderes especuladores.

      • Entonces al final qué hacemos ¿nos creemos a Alemania o no? ¿confiamos en su criterio? A mí me da la descorazonadora sensación de que como el barco se hunda de verdad, ellos no van a ser los últimos en saltar al bote salvavidas.
        Recordemos la magnífica “solidaridad” y “buen juicio” que demostraron hacia España en la “crisis del pepino”.
        Conclusión: Seguimos estando solos con una pistola y seis balas.

  2. La verdad es que yo ya no sé de quién fiarme, a lo peor ya están todos “zombificados” 😦
    (Me parece a mí que como no nos lo tomemos a risa nos da algo).
    Gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s