El precio de la indignidad

Publicado: 4 noviembre, 2011 en actualidad, opinión
Etiquetas:, , , , , , ,

¿Cuánto vale el dolor de una persona?

¿Qué precio tiene recrearse en su sufrimiento y defender lo indefendible – aunque sea tu propio hijo – ante una cámara de televisión?

En un mundo normal, actitudes que rozan lo criminal, o incluso lo superan, no deberían ser premiadas, sino al contrario, las personas deberían responder por sus actos y asumir la responsabilidad de lo que hacen.

Pero no vivo en un mundo normal.

En el mundo en el que vivo, el admirado es quien se jacta de robar a Hacienda – ¡oiga, que me está robando a mí! -. En el mundo en el que vivo, cuando conduces un coche sin carnet, matas a alguien, le dices a tu hermano menor de edad, que mienta y diga que fue él, no sólo no pasa nada, sino que encima te felicitan por entregarte cuando la policía acude a tu casa a buscarte y te llueven los contratos cuando sales – poco tiempo después – de la cárcel.

El mundo en el que vivo es demencial.

Hasta hace bien poco reconozco que he sido un espectador habitual del programa La Noria de Telecinco, especialmente los debates políticos. Pero considero que han superado el límite de lo permitido. Se acabó. He decidido no sólo no ver la Noria nunca más, sino vetar a esa cadena de televisión privada, porque es indigno, inmoral, vergonzoso, hasta humillante, que entrevisten a la madre de Javier Garcia Marin, alias “el cuco”- menor condenado por ayudar a ocultar el cuerpo de Marta del Castillo – y le paguen entre 9.000 y 12.000 euros – según  la fuente que se consulte – .

“En un mundo normal, actitudes que rozan lo criminal, o incluso lo superan, no deberían ser premiadas”

La verdad es que me quedo de piedra y me declaro absolutamente incapaz de comprender qué se pretende con esta entrevista. ¿Qué tenemos que saber de esta familia incapaz de educar a su hijo para que no cometa un crimen? o si me apuran ¿incapaz de educar a su hijo para que diga, al menos, la verdad? ¿qué clase de fantochada es esta? ¿el premio a la locura? ¿a la insensatez? ¿a la criminalidad?

A diario madrugo, voy al trabajo, pago mis impuestos, si me encuentro con alguien en el ascensor procuro saludar, si puedo ayudar a alguna persona, lo intento, trato de facilitar a mis compañeros el trabajo, me esfuerzo en repartir algunas sonrisas más de las que en realidad me apetecen a diario… ¿sirve de algo? ¿me llamará Telecinco para entrevistarme?

La respuesta es un sonoro no.

“La mierda es mierda aunque nos la quieran envolver en papel de colores.”

Habría que preguntarse qué clase de valores son los que estamos aprendiendo a cultivar.

Da la sensación de que la mentira, la chabacanería, la maldad o la iniquidad son los preciados recursos para granjearse el beneplácito generalizado o conseguir, al menos, que el foco televisivo nos ilumine para perpetuar nuestro minuto de gloria.

Este asunto invita a la reflexión, no deberíamos conformarnos con cambiar de canal pulsando un botón, habría que hacer algo, moverse, quejarse, protestar, hacer saber que no estamos dispuestos a que nos vendan mierda envuelta en papel de colores. La mierda es mierda en todos los casos.

Me gustaría dejarme llevar y soñar que manteniendo una actitud respetuosa, racional y equilibrada para con los demás, se producirá un tsunami de buena vecindad y la pequeña parcela de mundo en la que intervenimos será un poco más respirable.

Enlaces:

Campofrío se compromete a no volver a anunciarse en La Noria

“La Noria” sufre una fuga de anunciantes por entrevistar a la madre de “El Cuco”

Firma la petición para que retiren su publicidad 

Anuncios
comentarios
  1. Está claro que no debe de pagarse a este mujer, y me parece fantástico que le embarguen los dineros que se ha llevado por soltar mentiras y demostrar que no tiene un mínimo de dignidad… Y encima sin mostrar la cara, por vergüenza y obligación de sus familiares. Si fuera gratis, quizás no me importaría. A quien debe de importar es a los anunciantes que indirectamente pagan a esta mujer. Así mismo las marcas anunciante beberían de negarse a poner anuncios en programas de telecinco en los que por 300 euros al día por colaborador, se gritan bajo un guión y se insultan y hacen como que se indignan y no aguantan (puro teatro). Ojalá sigua el ejemplo y los de telecinco tengan que poner calidad porque si no se quedan sin money!

    Dani.

  2. […] Andrés Cortés: El precio de la indignidad […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s