Persiguiendo sueños

Publicado: 30 septiembre, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , ,

Ayer escuché una entrevista a un vecino de Castellón que sintió “una llamada interior” en 2004 y cogió el coche, dejó a su mujer e hijos en casa, se hizo 5.200 Km se presentó en el monte Ararat – Turquía – y lo escaló para buscar el Arca de Noé.

La escena tuvo que ser grandiosa, plantado, serio, delante de su mujer, soltándole de sopetón: “Por cierto María, me voy a Armenia a buscar el Arca de Noé”.

Al margen de interpretaciones jocosas del hecho en sí, a mí, lo que realmente me admira de este hombre es su determinación por perseguir su sueño. Tuvo que enfrentarse a patrullas militares – aquella zona está cerca del Kurdistán iraní y está totalmente militarizada -, a ladrones, timadores, a las inclemencias del tiempo – el Ararat tiene 5.165 m de altura y es un duro reto físico y mental ascenderlo, las temperaturas son heladoras – y a toda una suerte de vicisitudes casi inimaginables.

Es absolutamente digna de elogio la tenacidad con la que este castellonense se empeñó en alcanzar su meta.

Es un ejemplo a seguir – no lo digo en el sentido literal – por todos nosotros.

Si fuésemos capaces como él de mantener la meta en el horizonte, diáfana, clara y soñáramos con conseguirla, acabaríamos por hacerlo.

Los sueños no son más que quimeras hasta que se consiguen y se convierten en realidades, en cada uno está la capacidad de alcanzarlos. Incluso los que parecen inalcanzables.

La humanidad ha evolucionado a impulsos, en muchos casos azuzada por la fuerza de algunos soñadores que persiguieron sus quimeras con pasión.

Una vez, un genial soñador quiso comunicarse con los muertos y trató de inventar un artilugio para tal fin ¿Un loco? Tal vez, pero se llamaba Thomas Alba Edison y fue uno de los más grandes inventores de todos los tiempos. El artilugio no servía para registrar las voces de los muertos pero sí para grabar las de los vivos: Edison le llamó fonógrafo. Así mismo, el gran químico Kekulé descubrió en un sueño, en el que unas serpientes se devoraban unas a otras, la estructura cíclica del Benceno que tiene innumerables aplicaciones.

Estos ejemplos de tesón, imaginación e ingenio demuestran que no hay nada imposible para el ser humano si se lo propone, aunque parezca una locura.

Benditos locos y benditos sueños… tan necesarios en los convulsos tiempos que nos ha tocado vivir.

 Por cierto, el intrépido vecino de Castellón asegura que encontró el Arca.

NOTA:
Querido lector
he cambiado la ubicación del Blog, por favor, accede directamente a

www.acortescaballero.com.

Gracias y disculpa las molestias.

Un saludo,

Andrés Cortés

Anuncios
comentarios
  1. javier de burgos dice:

    Bonito relato..:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s