Las verdades del barquero

Publicado: 28 septiembre, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Alesio Rastani es un joven atractivo de sonrisa pícara y cuando habla a la cámara lo hace con mirada franca y jovial. Habla sin tapujos y aunque parece que las palabras salen de su boca como un torrente, se nota que antes de pronunciarlas las tiene bien pensadas. Elegantemente vestido, bien peinado, luce corbata rosa, traje claro y responde a las preguntas de la presentadora como quien habla con un amigo apoyado en la barra de un bar, con un lenguaje directo, coloquial, soltando de vez en cuando exabruptos que mas que disturbar al oyente le abren aun más lo ojos a la realidad.

En realidad Alesio Rastani es un desalmado.

Rastani es un “broker“, es decir, una persona que se gana la vida jugando en la bolsa – en la de Londres en este caso – y al parecer le va muy bien.

Este personaje ha tirado de sonrisa socarrona para decir en directo en la BBC – la televisión pública del Reino Unido – , sin que se le caiga la cara de vergüenza, entre otras lindezas “la crisis me la suda” “duermo a diario con una erección pensando en la recesión” “llevo tres años soñando con esto”, etcétera, etcétera.

Inmediatamente se ha generado un intenso debate en las redes sociales, hay quién lo critica brutalmente y quien lo defiende vehementemente. Para estos últimos Rastani parece ser el único que se ha atrevido a decir las verdades del barquero, esto es a hablar claro, con sinceridad, sin paños calientes. Bueno, si yo me encuentro en el ascensor con una señora obesa y le digo “está usted como una foca, no suba conmigo, vayamos a caernos” también estoy siendo descarnadamente sincero… ¿eso me convierte en una persona honesta? Yo creo que no, que sólo soy un maleducado, no tengo respeto por los demás y lo que les pueda hacer sentir mis palabras “me la suda” utilizando los términos técnicos de Rastani.

Este joven no debería exhibir de manera tan flagrante su prepotencia y su soberbia, porque la alegría va por barrios y merece la pena ser un poco más humilde y menos – perdón – cabrón en esta vida, que bastante mierda – perdón – nos encontramos en ella como para que individuos como este se dediquen a restregárnosla, encima, por las narices.

La humildad es una virtud que no necesariamente está reñida con el éxito profesional y personal y como he repetido hasta la saciedad en estas páginas, el azar juega un papel demasiado grande como para comportarnos de manera petulante por lo que somos sin que, al menos, reconozcamos que hemos tenido algo de suerte.

No me cansaré de decirlo: hemos creado un sistema ficticio que sustenta una riqueza ficticia y que permite que personajes que en otra época habrían sido colgados en un patíbulo en la plaza del pueblo para escarmiento público, se regodeen de ser lo que son: un auténtico fraude que vive gracias a la desgracia ajena.

Lo preocupante es que su interesado alarmismo empuje una bola de nieve que arrastre a ese loco esquizofrénico llamado mercado que, para mi desdicha, tal y como asegura Rastani, es quien realmente gobierna el mundo.

RECTIFICACIÓN IMPORTANTE: Acaba de confirmarse que A. Rastani es un falso experto ávido de atención mediática. Ha conseguido engañar desde la BBC hasta la ministra Salgado, pasando por este pobre bloguero que entona el mea culpa. Ver noticia : El falso Broker

Referencias :

Un especulador irrita al público

video: Entrevista subtitulada en la BBC

Anuncios
comentarios
  1. Totalmente de acuerdo contigo, no quitaría ni añadiría nada a tu post.

  2. javier de burgos dice:

    Hola Andrés, me parece muy acertado tu artículo de opinión aunque si bien es cierto de vez en cuando deberíamos bajarnos del burro y ver que no todo es “happy land”. A este personaje no le acompañan para nada las formas pero si que en el fondo tiene algo de razón en lo que dice. Me parece tan malo o desalmado como la demagogia política en la que hace dos años eramos la 7ª economía del mundo y hoy se tienen que cerrar centros de salud y atención de ancianos ( nuestros mayores) por que no hay dinero de las arcas para pagar.

    • Querido Javier,
      aunque ya se ha desenmascarado al falso experto (ver mi aclaración al final del post) sí que comparto contigo que tiene parte de razón y que todos hemos pecado de excesiva confianza e incluso demagogia como dices – no quiero recordar lo de “estamos en la Champions de las economías mundiales” – , al final lo triste es que pagamos los de siempre y los responsables del desaguisado se van de rositas.
      ¡Gracias por aportar tu opinión!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s