La fin del mundo

Publicado: 26 septiembre, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

El calendario astronómico más preciso de la historia de la humanidad es el que diseñaron los antiguos habitantes de Mesoamérica: los Mayas. El calendario maya supera en precisión al de los Egipcios y por supuesto al actual Gregoriano por el que nos guiamos. Además, tiene una particularidad, la fecha de sus previsiones astronómicas finaliza un día concreto. El 21 de diciembre de 2012. Algunos amantes de las profecías catastróficas alientan la idea de que los mayas vaticinaron el fin del mundo. Otros, más optimistas, sin dejar de mirar por el rabillo del ojo a esa fecha, apuntan la posibilidad de que los mayas anunciaran un fin de ciclo.

No sé si los mayas desarrollaron su impresionante civilización – tan contradictoria como para tener enormes conocimientos astronómicos pero no usar la rueda a pesar de conocerla – hasta límites tan increíbles como para predecir fines del mundo o de ciclo pero, la cuestión, es que vivimos tiempos extraños y desconocidos en los que suceden cosas que invitan a pensar que tal vez estaban en lo cierto.

El fin del mundo que conocemos tal y como lo conocemos, está al caer.

Los analistas – una multitud de articulistas y contertulios que como los voceros de la edad media lanzan sus profecías a diestro y siniestro – no dejan de decirlo: asistimos al fin de una era, la era en la que los países ricos alentaron el nacimiento y la prosperidad de una clase media acomodada y feliz, en la que los ciudadanos occidentales atábamos los perros con longanizas y los gestores de lo público – los políticos – derrochaban a manos llenas nuestro dinero realizando obras faraónicas inservibles o en la que los bancos nos concedían créditos presentando como aval la tapa de un yogurt.

Ese mundo está llegando a su fin.

De manera progresiva se está desmoronando el sistema ficticio que tan cuidadosamente inventamos para sostener nuestra ficticia riqueza – recomiendo ver el video Españistán – y el tiempo se está encargando de poner a cada uno en sus sitio – salvo a los ricos, que simplemente hacen lo que siempre han hecho, aumentar la brecha económica entre ellos y los demás -.

Al margen de esta montaña rusa de gráficos que son las terroríficas páginas salmón de los periódicos, sí que es cierto que suceden cosas extrañas que – sin dejar de ser curiosidades – pueden alimentar las calenturientas mentes de los fantasiosos amantes de las señales proféticas.

Por ejemplo, al parecer, un experimento en el CERN – el acelerador de partículas situado en Suiza – cuestiona la teoría de la relatividad de Einstein. Habrá quien se pregunte qué demonios tiene que ver eso con una señal del fin de los tiempos. Bueno, en realidad, el experimento podría significar, entre otras cosas, literalmente el fin del tiempo. Del tiempo tal y como lo concibió Einstein. Según su teoría, sería posible un hipotético viaje al futuro, pero gracias a la invariabilidad – ahora puesta en duda por el experimento – de la velocidad de la luz, sería absolutamente imposible un viaje al pasado, lo cual ahora pone en duda el resultado del experimento.

Por explicarlo de una forma simple, lo que ha sucedido en Suiza es que unas partículas – los neutrinos, que según cuentan los físicos, son invisibles y prácticamente indetectables – han viajado más rápido que la luz, lo que violaría la teoría de Einstein que tenía como sólida premisa  por encima de cualquier otra cosa, que la velocidad de la luz en el vacío era una constante universal, es decir, un valor máximo insuperable, fijo y eterno.

Pero sin entrar a explicar los intríngulis de las implicaciones del experimento, la principal consecuencia – de confirmarse su validez – es que incluso la constante más universal de todos los tiempos podría ser variable.

Lo cual podría interpretarse como un ejemplo del signo de estos tiempos: no hay nada fijo, todo está sujeto a cambio.

Tal vez mi abuela, como los mayas, sabía muy bien de qué hablaba cuando interpretaba las señales de los tiempos y mirándome con ojos acuosos me decía: “Es la fin del mundo Andresito”.

referencias:

Los mayas y el fin del mundo

Experimento neutrinos

Españistán

Anuncios
comentarios
  1. astigi dice:

    La fin del mundo, mítica frase que vino a mi cabeza este verano mientras visitaba las ruinas de Tulum y el guía nos explicaba las predicciones mayas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s