Malos ejemplos

Publicado: 22 septiembre, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , ,

Estos días vengo oyendo distintos ejemplos de sinvergonzonería flagrante y chulesca y no puedo dejar de comentarlos.

Ejemplo 1: Hace tiempo me contaron que en una sede del PSOE, en un homenaje a los afiliados de más edad, un empresario local dejó patidifuso a su interlocutor ante la desfachatez con la que le admitió que él estaba allí no para trabajar por el partido sino para trincar todo lo que pudiera.Lo más alucinante para mí no es el ejemplo de desvergüenza, si no la tranquilidad y sinceridad descarnada con la que aquel energúmeno admitió a mi conocido sus verdaderas intenciones, si pudo llegar a pensar que trataba de divertirse a su costa exagerando una mentira, el tiempo confirmó que, efectivamente, el empresario realmente estaba allí para forrarse.

Ejemplo 2: El chofer del Presidente de la diputación de Málaga tiene un sueldo de 54.000 euros (unos 3.500€ limpios/mes). El PP – en este caso – justifica el sueldo porque considera que es “más que un chófer”. Dice que se trata de un “asesor técnico que conduce”.

Ejemplo 3: El director del aeropuerto  de Castellón – aún sin licencia para que vuelen los aviones – cobra 84.000 euros anuales.

El primer error que cometen estas personas es que consideran que el dinero público es suyo y pueden gastarlo como se les antoje.

Pues no, señores, no, es justamente lo contrario, es decir, el dinero público es de todos y delegamos en ustedes la responsabilidad de administrarlo con eficacia y sentido común.

Deberíamos ser conscientes de que votar es elegir, entre otras cosas, a gestores que administren nuestro dinero.

No deberíamos valorar la decencia de los políticos, se les presupone, igual que no deberíamos valorar que un atleta fuera capaz de correr.

A pesar de todo, no estoy de acuerdo con algunos foros de debate que proponen que los políticos no cobren o cobren muy poco. Eso acarrearía, desde mi punto de vista, varios problemas inmediatos,el primero que sólo los ricos podrían entrar en la política, porque no olvidemos que aparte de la vocación de servicio público, estas personas tienen que ganarse la vida decentemente, el segundo que la tentación por enriquecerse ilícitamente sería aún mayor. Lo que sí veo meridianamente claro es la necesidad de regulación de las horquillas de salario. No es lógico que el presidente de un país gane menos que un alcalde porque su cuota de responsabilidad, el volumen del presupuesto que gestiona, es infinitamente mayor.

El alcalde de Huelva no puede ser el cuarto mejor pagado de España ni ganar lo mismo que el Presidente de la Junta de Andalucía, por poner un ejemplo.

El segundo error que comete esta gentuza – no se merecen otro adjetivo –es que piensa que si los demás no roban, no estafan, no se apropian indebidamente o no engañan, no es por que tengan un código ético que les impide saltarse a la torera las elementales normas de convivencia en sociedad, sino porque son idiotas. Es decir, su concepción del ser humano es devastadoramente simple y pesimista y llevan al extremo la máxima “si no robas es porque no puedes”. No conciben la existencia de personas íntegras u honradas.

Porque las hay.

Y son inmensa mayoría.

Lo que pasa es que el panadero que se levanta a las 4 de la mañana cada día, o el vendedor del quiosco, o el consultor informático, no son noticia, o no son – mejor dicho – noticias a considerar por los editores de los informativos.

Esta mayoría silenciosa que se defiende de las dentelladas de la crisis con más cojones que el caballo de Espartero – porque hay que tener narices para encarar esta tormenta, mantener el tipo, no cerrar la pequeña empresa y no salir pitando – es la que realmente aporta riqueza a un país.

Crematística y espiritual.

Porque, señores y señoras, la reserva espiritual de Occidente no son los teólogos o los filósofos, son los currantes manchados de harina o de tinta que tiran de refranes, retranca y buen humor, con más sabiduría en un gramo de piel que en ochenta kilos de político.

Y si salimos de esta será gracias a ellos y no a otros.

Referencias:

Chofer diputacion

Director Aeropuerto Castellón

Aeropuerto fantasma

Anuncios
comentarios
  1. Reyes dice:

    Buen post, Andrés! Tristemente está muy extendido en la conciencia social de este país que la mayoría de los políticos son unos sinvergüenzas, ladrones, vividores,…y en parte se lo ha buscado la clase política y gran culpa la tienen los medios. Pero no hay reunión donde salga el tema en que alguien esgrima unos argumentos superfluos y demagógicos (por no decir de mierda!) acribillando a la clase política y que bastante gente los secunde; y ahí es cuando sales tú e intentas hacer ver que para nada es la inmensa mayoría, que hay gente con vocación política y es honrada y respeta las normas, etc y te miran de aquella manera y te dicen “venga, hombre, pues si no roba es que es tonto…si roban todos, no voy a meter la mano yo!”….lamentable! En mi opinión, más control, supervisión y auditorías a los gestores de nuestro dinero en todas las administraciones públicas…que no se escape ni un céntimo.

    Enhorabuena, Andrés, me gusta como escribes, sigue así y yo seguiré leyéndote 🙂

    • Gracias por tu opinión David,
      lamentablemente tienes toda la razón pero como bien dices hay que romper una lanza a favor de los que se parten la cara decentemente por hacer las cosas bien y honradamente.
      Espero seguir atrayendo tu atención para que sigas leyéndome 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s