Archivos para septiembre, 2011

Ayer escuché una entrevista a un vecino de Castellón que sintió “una llamada interior” en 2004 y cogió el coche, dejó a su mujer e hijos en casa, se hizo 5.200 Km se presentó en el monte Ararat – Turquía – y lo escaló para buscar el Arca de Noé.

La escena tuvo que ser grandiosa, plantado, serio, delante de su mujer, soltándole de sopetón: “Por cierto María, me voy a Armenia a buscar el Arca de Noé”.

Al margen de interpretaciones jocosas del hecho en sí, a mí, lo que realmente me admira de este hombre es su determinación por perseguir su sueño. Tuvo que enfrentarse a patrullas militares – aquella zona está cerca del Kurdistán iraní y está totalmente militarizada -, a ladrones, timadores, a las inclemencias del tiempo – el Ararat tiene 5.165 m de altura y es un duro reto físico y mental ascenderlo, las temperaturas son heladoras – y a toda una suerte de vicisitudes casi inimaginables.

Es absolutamente digna de elogio la tenacidad con la que este castellonense se empeñó en alcanzar su meta.

Es un ejemplo a seguir – no lo digo en el sentido literal – por todos nosotros.

Si fuésemos capaces como él de mantener la meta en el horizonte, diáfana, clara y soñáramos con conseguirla, acabaríamos por hacerlo.

Los sueños no son más que quimeras hasta que se consiguen y se convierten en realidades, en cada uno está la capacidad de alcanzarlos. Incluso los que parecen inalcanzables.

La humanidad ha evolucionado a impulsos, en muchos casos azuzada por la fuerza de algunos soñadores que persiguieron sus quimeras con pasión.

Una vez, un genial soñador quiso comunicarse con los muertos y trató de inventar un artilugio para tal fin ¿Un loco? Tal vez, pero se llamaba Thomas Alba Edison y fue uno de los más grandes inventores de todos los tiempos. El artilugio no servía para registrar las voces de los muertos pero sí para grabar las de los vivos: Edison le llamó fonógrafo. Así mismo, el gran químico Kekulé descubrió en un sueño, en el que unas serpientes se devoraban unas a otras, la estructura cíclica del Benceno que tiene innumerables aplicaciones.

Estos ejemplos de tesón, imaginación e ingenio demuestran que no hay nada imposible para el ser humano si se lo propone, aunque parezca una locura.

Benditos locos y benditos sueños… tan necesarios en los convulsos tiempos que nos ha tocado vivir.

 Por cierto, el intrépido vecino de Castellón asegura que encontró el Arca.

NOTA:
Querido lector
he cambiado la ubicación del Blog, por favor, accede directamente a

www.acortescaballero.com.

Gracias y disculpa las molestias.

Un saludo,

Andrés Cortés

Anuncios

Los obispos italianos critican la actitud licenciosa de Berlusconi con  las mujeres, sin embargo, su compañero de profesión, el Obispo Babini, dice que no está demostrado que se produjeran sus orgías y que en caso de que hubieran sucedido, es mucho peor la homosexualidad.

Hasta aquí la noticia.

He recibido cariñosas críticas por parte de una buena amiga por haber comentado una foto que Juan Pablo II se hizo con Pinochet, por lo que quizá no sea lo más inteligente por mi parte criticar a la Iglesia. Evidentemente no me considero lo suficientemente autorizado como para atreverme a criticar una institución tan vasta, que abarca desde el humilde cura que recorre las carreteras de los pueblos de El Salvador para celebrar misa, a un cardenal madrileño que viaja en Mercedes. No sería justo meter en el mismo saco a dos miembros tan distintos del grupo. Me limitaré a opinar sobre Babini y sus declaraciones homófobas.

No acabo de entender porqué algunos – insisto algunos – personajes ataviados de sotana están tan obsesionados con el sexo, más concretamente con las prácticas sexuales que ellos consideran “anormales”.

Entiendo que considerar a una mujer un mero objeto sexual con el que tener un orgasmo para a continuación gritar “que pase la siguiente” – eso es, al menos, lo que declara ufano este consumidor de viagra llamado Berlusconi – no es considerado por el tal Babini algo denigrante, humillante o criticable “es mucho peor ser homosexual” nos dice. ¿Está diciendo que es mucho peor amar a otra persona del mismo sexo? ¿Este señor no es de los que predica el reparto indiscriminado de amor? ¿El problema es cuando ya incluimos el sexo como parte de ese amor?

Podría decir que si expulsaran a todos los homosexuales de la iglesia católica, monseñor Babini se quedaría solo, pero no lo diré, porque eso sería especular sin tener datos fehacientes. No sería justo dar por cierto que necesariamente un grupo de hombres conviviendo juntos, reprimiendo el natural deseo sexual, se vean abocados a tener relaciones entre ellos. Dios me libre. En realidad, ni siquiera sería de mi incumbencia si eso sucediera así.

Lo que no me parece de recibo es la defensa feroz por parte de un miembro – insisto, uno – de la Iglesia, de un individuo misógino, machista, que se escuda en una supuesta masculinidad para otorgar a las mujeres la única utilidad que ser usadas para el sexo.

Tampoco entraría a valorar esa actitud íntima y personal de Berlusconi si no hubiera sido él mismo el que cantara a los cuatro vientos sus supuestas hazañas sexuales, sin ningún tipo de pudor y con elevadas dosis de mal gusto, con esas chicas – algunas de ellas menores de edad – .

Para acabar, exponer sólo un dato: hace poco se ha revisado la ley que en España permite mantener relaciones consentidas con una menor a partir de los trece años… a mí me parece una edad demasiado vulnerable y manipulable como para considerar que una chica tiene capacidad para decidir si quiere mantener relaciones sexuales, pero es una opinión personal, y sería objeto de un debate distinto.

Por cierto, está circulando por la red un rumor absolutamente falso que dice que en el Vaticano la ley permite que la edad de consentimiento sexual sea doce años. Es totalmente falso, el Vaticano se rige por las leyes italianas para temas no canónigos y, a día de hoy, esa edad es de 14 años.

Imagino que nunca será necesaria aplicarla.

Recomendado:

 Los obispos italianos critican ‘la cultura venenosa’ de sus políticos

Edad de consentimiento sexual

Alesio Rastani es un joven atractivo de sonrisa pícara y cuando habla a la cámara lo hace con mirada franca y jovial. Habla sin tapujos y aunque parece que las palabras salen de su boca como un torrente, se nota que antes de pronunciarlas las tiene bien pensadas. Elegantemente vestido, bien peinado, luce corbata rosa, traje claro y responde a las preguntas de la presentadora como quien habla con un amigo apoyado en la barra de un bar, con un lenguaje directo, coloquial, soltando de vez en cuando exabruptos que mas que disturbar al oyente le abren aun más lo ojos a la realidad.

En realidad Alesio Rastani es un desalmado.

Rastani es un “broker“, es decir, una persona que se gana la vida jugando en la bolsa – en la de Londres en este caso – y al parecer le va muy bien.

Este personaje ha tirado de sonrisa socarrona para decir en directo en la BBC – la televisión pública del Reino Unido – , sin que se le caiga la cara de vergüenza, entre otras lindezas “la crisis me la suda” “duermo a diario con una erección pensando en la recesión” “llevo tres años soñando con esto”, etcétera, etcétera.

Inmediatamente se ha generado un intenso debate en las redes sociales, hay quién lo critica brutalmente y quien lo defiende vehementemente. Para estos últimos Rastani parece ser el único que se ha atrevido a decir las verdades del barquero, esto es a hablar claro, con sinceridad, sin paños calientes. Bueno, si yo me encuentro en el ascensor con una señora obesa y le digo “está usted como una foca, no suba conmigo, vayamos a caernos” también estoy siendo descarnadamente sincero… ¿eso me convierte en una persona honesta? Yo creo que no, que sólo soy un maleducado, no tengo respeto por los demás y lo que les pueda hacer sentir mis palabras “me la suda” utilizando los términos técnicos de Rastani.

Este joven no debería exhibir de manera tan flagrante su prepotencia y su soberbia, porque la alegría va por barrios y merece la pena ser un poco más humilde y menos – perdón – cabrón en esta vida, que bastante mierda – perdón – nos encontramos en ella como para que individuos como este se dediquen a restregárnosla, encima, por las narices.

La humildad es una virtud que no necesariamente está reñida con el éxito profesional y personal y como he repetido hasta la saciedad en estas páginas, el azar juega un papel demasiado grande como para comportarnos de manera petulante por lo que somos sin que, al menos, reconozcamos que hemos tenido algo de suerte.

No me cansaré de decirlo: hemos creado un sistema ficticio que sustenta una riqueza ficticia y que permite que personajes que en otra época habrían sido colgados en un patíbulo en la plaza del pueblo para escarmiento público, se regodeen de ser lo que son: un auténtico fraude que vive gracias a la desgracia ajena.

Lo preocupante es que su interesado alarmismo empuje una bola de nieve que arrastre a ese loco esquizofrénico llamado mercado que, para mi desdicha, tal y como asegura Rastani, es quien realmente gobierna el mundo.

RECTIFICACIÓN IMPORTANTE: Acaba de confirmarse que A. Rastani es un falso experto ávido de atención mediática. Ha conseguido engañar desde la BBC hasta la ministra Salgado, pasando por este pobre bloguero que entona el mea culpa. Ver noticia : El falso Broker

Referencias :

Un especulador irrita al público

video: Entrevista subtitulada en la BBC

Seguramente una de las señas de identidad del mundo y la época que nos ha tocado vivir, sea el bombardeo constante de información que sufrimos. A la mayoría de estas informaciones les acompañan llamativos titulares adornados con probabilidades. No hay día que no tropecemos con artículos o reportajes rematados con una cifra probabilística para tratar de dotarlos de cierta credibilidad.

Calcular una probabilidad es tan fácil como echar a volar la imaginación. Por ejemplo, ¿cuál sería la probabilidad de que en este instante me dé un infarto y caiga muerto sobre el teclado? Sólo es cuestión de calcular la probabilidad de que a una persona de mi edad, de mi peso, con mis hábitos alimenticios, mi historial genético y todas las variables que se me antojen, se le pare el corazón – y le cause la muerte fulminante – en un momento dado. El cálculo sería tan inexacto – o exacto, según lo vendamos – como quisiéramos, de manera que en función de los parámetros que alimentaran la pregunta, así sería la respuesta. Podríamos, por ejemplo, dar más importancia a un alto índice de masa corporal que a la edad, o al nivel de estrés en el trabajo… en definitiva, que el número obtenido sería el que quisiéramos.  Como decía un profesor de estadística “El papel lo aguanta todo”.

Leo en prensa que en la isla del Hierro, en Canarias, ha habido un aumento considerable de la actividad sísmica y volcánica, y que el presidente del Cabildo de la isla declara que “las probabilidades de una erupción volcánica son todavía remotas, entorno a un 15% por lo que no hay motivos para alarmarse” y me pregunto dos cosas. La primera es cómo han calculado ese número los sesudos expertos, pregunta lógica teniendo en cuenta mi absoluto desconocimiento en materia de volcanes… quiero imaginar que habrán utilizado datos históricos, parámetros geológicos, medioambientales, etc. Lo verdaderamente preocupante sería que se facilitara un dato obtenido a partir de hipótesis interesadas, lo cual, como he comentado más arriba, es relativamente sencillo de hacer. Si yo viviera en la isla del Hierro la respuesta a la segunda pregunta sería la que más me interesaría conocer, en este caso, cómo es posible que un 15% de probabilidades de que el volcán que hay en frente de mi casa erupcione, le puede parecer a un señor – un político – algo remoto y sin motivos para alarmarse. A lo mejor es que soy un miedoso, pero a mí, una vez que tuve que operarme, cuando me dijeron que tenía un – remoto – 7% de probabilidades de morirme, he de admitirlo, me acojoné bastante.

Remoto es que te parta un rayo y, !qué narices!, todos los años mueren unas cuantas centenas de personas en el mundo por ese motivo.

Remoto es que nos toque el Euromillón – a pesar de lo cual algunos seguimos echándolo – .

Un 15% es una barbaridad.

Los responsables de transmitir tranquilidad a la población en situaciones difíciles deberían darse un puntito en la boca antes de abrirla pare decir sandeces, porque a veces lo único que hacen es añadir más leña al fuego, que bastante tenemos ya.

¿Cuál será la probabilidad de que alguno de ellos aplique el sentido común?

La probabilidad de acertar respondiendo CERO es bien alta.

Referencias:

El Hierro, en alerta ante una posible erupción volcánica

NOTA:
Querido lector
he cambiado la ubicación del Blog, por favor, accede directamente a

www.acortescaballero.com.

Gracias y disculpa las molestias.

Un saludo,

Andrés Cortés

El calendario astronómico más preciso de la historia de la humanidad es el que diseñaron los antiguos habitantes de Mesoamérica: los Mayas. El calendario maya supera en precisión al de los Egipcios y por supuesto al actual Gregoriano por el que nos guiamos. Además, tiene una particularidad, la fecha de sus previsiones astronómicas finaliza un día concreto. El 21 de diciembre de 2012. Algunos amantes de las profecías catastróficas alientan la idea de que los mayas vaticinaron el fin del mundo. Otros, más optimistas, sin dejar de mirar por el rabillo del ojo a esa fecha, apuntan la posibilidad de que los mayas anunciaran un fin de ciclo.

No sé si los mayas desarrollaron su impresionante civilización – tan contradictoria como para tener enormes conocimientos astronómicos pero no usar la rueda a pesar de conocerla – hasta límites tan increíbles como para predecir fines del mundo o de ciclo pero, la cuestión, es que vivimos tiempos extraños y desconocidos en los que suceden cosas que invitan a pensar que tal vez estaban en lo cierto.

El fin del mundo que conocemos tal y como lo conocemos, está al caer.

Los analistas – una multitud de articulistas y contertulios que como los voceros de la edad media lanzan sus profecías a diestro y siniestro – no dejan de decirlo: asistimos al fin de una era, la era en la que los países ricos alentaron el nacimiento y la prosperidad de una clase media acomodada y feliz, en la que los ciudadanos occidentales atábamos los perros con longanizas y los gestores de lo público – los políticos – derrochaban a manos llenas nuestro dinero realizando obras faraónicas inservibles o en la que los bancos nos concedían créditos presentando como aval la tapa de un yogurt.

Ese mundo está llegando a su fin.

De manera progresiva se está desmoronando el sistema ficticio que tan cuidadosamente inventamos para sostener nuestra ficticia riqueza – recomiendo ver el video Españistán – y el tiempo se está encargando de poner a cada uno en sus sitio – salvo a los ricos, que simplemente hacen lo que siempre han hecho, aumentar la brecha económica entre ellos y los demás -.

Al margen de esta montaña rusa de gráficos que son las terroríficas páginas salmón de los periódicos, sí que es cierto que suceden cosas extrañas que – sin dejar de ser curiosidades – pueden alimentar las calenturientas mentes de los fantasiosos amantes de las señales proféticas.

Por ejemplo, al parecer, un experimento en el CERN – el acelerador de partículas situado en Suiza – cuestiona la teoría de la relatividad de Einstein. Habrá quien se pregunte qué demonios tiene que ver eso con una señal del fin de los tiempos. Bueno, en realidad, el experimento podría significar, entre otras cosas, literalmente el fin del tiempo. Del tiempo tal y como lo concibió Einstein. Según su teoría, sería posible un hipotético viaje al futuro, pero gracias a la invariabilidad – ahora puesta en duda por el experimento – de la velocidad de la luz, sería absolutamente imposible un viaje al pasado, lo cual ahora pone en duda el resultado del experimento.

Por explicarlo de una forma simple, lo que ha sucedido en Suiza es que unas partículas – los neutrinos, que según cuentan los físicos, son invisibles y prácticamente indetectables – han viajado más rápido que la luz, lo que violaría la teoría de Einstein que tenía como sólida premisa  por encima de cualquier otra cosa, que la velocidad de la luz en el vacío era una constante universal, es decir, un valor máximo insuperable, fijo y eterno.

Pero sin entrar a explicar los intríngulis de las implicaciones del experimento, la principal consecuencia – de confirmarse su validez – es que incluso la constante más universal de todos los tiempos podría ser variable.

Lo cual podría interpretarse como un ejemplo del signo de estos tiempos: no hay nada fijo, todo está sujeto a cambio.

Tal vez mi abuela, como los mayas, sabía muy bien de qué hablaba cuando interpretaba las señales de los tiempos y mirándome con ojos acuosos me decía: “Es la fin del mundo Andresito”.

referencias:

Los mayas y el fin del mundo

Experimento neutrinos

Españistán

Estos días vengo oyendo distintos ejemplos de sinvergonzonería flagrante y chulesca y no puedo dejar de comentarlos.

Ejemplo 1: Hace tiempo me contaron que en una sede del PSOE, en un homenaje a los afiliados de más edad, un empresario local dejó patidifuso a su interlocutor ante la desfachatez con la que le admitió que él estaba allí no para trabajar por el partido sino para trincar todo lo que pudiera.Lo más alucinante para mí no es el ejemplo de desvergüenza, si no la tranquilidad y sinceridad descarnada con la que aquel energúmeno admitió a mi conocido sus verdaderas intenciones, si pudo llegar a pensar que trataba de divertirse a su costa exagerando una mentira, el tiempo confirmó que, efectivamente, el empresario realmente estaba allí para forrarse.

Ejemplo 2: El chofer del Presidente de la diputación de Málaga tiene un sueldo de 54.000 euros (unos 3.500€ limpios/mes). El PP – en este caso – justifica el sueldo porque considera que es “más que un chófer”. Dice que se trata de un “asesor técnico que conduce”.

Ejemplo 3: El director del aeropuerto  de Castellón – aún sin licencia para que vuelen los aviones – cobra 84.000 euros anuales.

El primer error que cometen estas personas es que consideran que el dinero público es suyo y pueden gastarlo como se les antoje.

Pues no, señores, no, es justamente lo contrario, es decir, el dinero público es de todos y delegamos en ustedes la responsabilidad de administrarlo con eficacia y sentido común.

Deberíamos ser conscientes de que votar es elegir, entre otras cosas, a gestores que administren nuestro dinero.

No deberíamos valorar la decencia de los políticos, se les presupone, igual que no deberíamos valorar que un atleta fuera capaz de correr.

A pesar de todo, no estoy de acuerdo con algunos foros de debate que proponen que los políticos no cobren o cobren muy poco. Eso acarrearía, desde mi punto de vista, varios problemas inmediatos,el primero que sólo los ricos podrían entrar en la política, porque no olvidemos que aparte de la vocación de servicio público, estas personas tienen que ganarse la vida decentemente, el segundo que la tentación por enriquecerse ilícitamente sería aún mayor. Lo que sí veo meridianamente claro es la necesidad de regulación de las horquillas de salario. No es lógico que el presidente de un país gane menos que un alcalde porque su cuota de responsabilidad, el volumen del presupuesto que gestiona, es infinitamente mayor.

El alcalde de Huelva no puede ser el cuarto mejor pagado de España ni ganar lo mismo que el Presidente de la Junta de Andalucía, por poner un ejemplo.

El segundo error que comete esta gentuza – no se merecen otro adjetivo –es que piensa que si los demás no roban, no estafan, no se apropian indebidamente o no engañan, no es por que tengan un código ético que les impide saltarse a la torera las elementales normas de convivencia en sociedad, sino porque son idiotas. Es decir, su concepción del ser humano es devastadoramente simple y pesimista y llevan al extremo la máxima “si no robas es porque no puedes”. No conciben la existencia de personas íntegras u honradas.

Porque las hay.

Y son inmensa mayoría.

Lo que pasa es que el panadero que se levanta a las 4 de la mañana cada día, o el vendedor del quiosco, o el consultor informático, no son noticia, o no son – mejor dicho – noticias a considerar por los editores de los informativos.

Esta mayoría silenciosa que se defiende de las dentelladas de la crisis con más cojones que el caballo de Espartero – porque hay que tener narices para encarar esta tormenta, mantener el tipo, no cerrar la pequeña empresa y no salir pitando – es la que realmente aporta riqueza a un país.

Crematística y espiritual.

Porque, señores y señoras, la reserva espiritual de Occidente no son los teólogos o los filósofos, son los currantes manchados de harina o de tinta que tiran de refranes, retranca y buen humor, con más sabiduría en un gramo de piel que en ochenta kilos de político.

Y si salimos de esta será gracias a ellos y no a otros.

Referencias:

Chofer diputacion

Director Aeropuerto Castellón

Aeropuerto fantasma

Ayer fue el día internacional del Alzheimer.

Hace algo más de siete meses falleció mi tío Pablo como consecuencia de esa devastadora enfermedad.

Pensando en él y en una escena que presencié cuando la enfermedad aún no estaba muy avanzada, escribí un relato. Por eso, como homenaje a una de las personas más humanas que he conocido jamás, con un sentido de la lealtad y la honradez por encima de cualquier medida, que me enseñó muchas cosas y me ayudó a ser mejor persona y a no conformarme con un primer fracaso, comparto con vosotros este relato.

 “No quiero olvidar tu nombre”